La Familia Real holandesa vuelve a Apeldoorn un mes después del atentado perpetrado en el 'Día de la Reina'

Tras el atropello que presenciaron el pasado 30 de abril y que costó la vida a seis personas, la reina Beatriz y los Príncipes herederos han inaugurado en esta misma localidad holandesa una exposición dedicada a la reina Juliana

Un mes después de que se produjera el atentado contra la Familia Real de Holanda durantes las festividades del 'Día de la Reina', la práctica totalidad de los Orange volvió el sábado a Aperldoorn, lugar en el que tuvo lugar el drama. Su intención no era otra que cumplir con los compromisos que fueron suspendidos el fatídico día de abril.

null

La reina Beatriz y los príncipes Guillermo y Máxima, a la derecha, junto a los príncipes Constantino y Laurentien y la princesa Mabel Wisse

Tan sólo el príncipe Friso y la princesa Aimeé, que está embarazada, se ausentaron de la cita. La Reina quiso reunirse con los organizadores del 'Día de la Reina' -unas ochenta personas -para mostrales su agradecimiento pese a la tragedia vivida aquel día. Acto seguido, la Familia Real aprovechó para visitar en esta localidad holandesa la exposición 100 años de Juliana, una muestra que se exhibe en el Palacio Het Loo con motivo del 100º aniversario del nacimiento de la soberana holandesa, que falleció en 2004. Una muestra que exhibe objetos de la monarca, como los coches de época que ésta utilizaba para desplazarse, y que permanecerá abierta al público hasta el próximo 30 de septiembre.



El príncipe Bernard, la princesa Annette y el príncipe Floris

La visita real estaba programada para el 30 de abril, pero quedó suspendida tras el atropello mortal. La reina Beatriz fue la que tomó la iniciativa para realizar esta visita, algo que ha sorprendido al Alcalde de Apeldoorn, Fred de Graag, quien mostró su agradecimiento a la Familia Real.



A la izquierda, los príncipes Maurits y Marilene. Derecha, los príncipes Pieter-Christiaan y Anita

Más sobre