26 SEPTIEMBRE 2006

La princesa Máxima, en la carroza de 'Cenicienta'

Ampliar
Ampliar
Han pasado cuatro años desde que la princesa Máxima, vestida de novia, se servía por primera vez de esta carroza de cuento para recorrer algunas de las calles de su reino (Ámsterdam). El carruaje, diseñado para ser tirado por ocho caballos, fue el vehículo que ésta utilizó -en su momento lo hicieron las reinas Guillermina y Beatriz- para dar sus primeros pasos como esposa del príncipe heredero, Guillermo de Holanda, tras la ceremonia religiosa celebrada en la "Nueva Iglesia" de Ámsterdam el 2 de febrero de 2002.
Y qué mejor manera de empezar a afrontar un destino elegido por amor, pero jamás imaginado, que dejarse ver, tras los cristales, en una carroza de cuento de hadas. En el vehículo que la bisabuela de su esposo, la joven reina Guillermina, recibiría (septiembre 1898) con motivo de su investidura, como regalo de su pueblo, de Los Amigos de la Casa de la Naranja. El mismo Carruaje en el que medio siglo después se inspiraría Walt Disney para diseñar el carruaje de sus películas de dibujos animados.

La misma imagen tras los cristales
Por quinta vez, Máxima ha vuelto a poner los pies en este peculiar e histórico carruaje para cumplir un año más con la tradición que un día habrá de seguir como Soberana: la apertura del Parlamento en la tradicional fiesta a la que la nación se suma cada tercera semana de septiembre.
No obstante, y aunque la princesa nos brinda una imagen muy similar - la misma sonrisa dulce e ilusionada tras los cristales- hace ya mucho tiempo que Máxima dejó de ser una princesa en prácticas.
La joven economista que llegó a los Países Bajos sin hablar una sola palabra de neerlandés no sólo se ha ganado el corazón de toda su gente -inicialmente respaldaron al Gobierno cuando se decidió que su padre no asistiría a la boda-, sino que se ha convertido -así lo dijo durante uno de sus últimos viaje a Argentina- "en una holandesa que nació en Buenos aires". Máxima ha vivido durante este tiempo la muerte de su suegro, Claus, la de los abuelos de su esposo; Juliana y Bernardo; la "comentada boda" de Friso que tuvo que renunciar a sus derechos al trono para casarse con Mabel Wisse; pero también la llegada de sus dos hijas: una de ellas, su primogénita, Amalia, futura reina de los Países Bajos.
Asimismo, y paralelamente a los grandes acontecimientos que han marcado a Holanda desde la tristeza y desde la alegría de los últimos años, la esposa de Guillermo de Holanda ha conseguido crear un papel a su medida: el de Princesa Heredera. Un rol para el que, como sucede en la mayoría de las monarquías del siglo XXI, tuvo que crear improvisando sobre la marcha al no existir, de momento, un manual de instrucciones para princesas.

Apuntes históricos sobre una carroza de cuento
A pesar de llamarse ‘Carroza de oro’, el majestuoso coche fue fabricado con madera de teca javanesa cubierta de hojuela de oro, además de otros materiales como el lino, el cuero y el marfil que llegaron de diversas partes del reino y de sus territorios de ultramar.
El estilo del carruaje, puramente renacentista, es rico en ornamentación y simbolismo, tal y como se puede apreciar en la tapicería del interior bordada enteramente a mano: una profusión de dibujos con mensajes - tulipanes, jacintos, figuras y animales- para los que se dieron quince millones de puntadas. Podría decirse que los soles que adornan las ruedas hacen referencia a la monarquía ilustre y benévola; que los perros y búhos de las manijas y las bisagras significan lealtad y vigilancia; y que las plantas, animales y emblemas antiguos que lo decoran, son una representación alegórica de los buenos deseos y bendiciones que deseaban las gentes holandesas a su reina.


PINCHE SOBRE LAS IMÁGENES PARA VER LAS AMPLIACIONES Y OTRAS FOTOGRAFÍAS
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...

Recomendaciones



Horóscopo