Diario de viaje: muchos motivos para brindar en la cena de gala del Palacio Imperial