Pintando un mural y rodeada de niños y libros, la Princesa de Asturias cierra su agenda oficial hasta después de Navidad