Los Duques de Palma y sus hijos, seguidores del balonmano en Barcelona