La infanta Elena reanuda su agenda tras las vacaciones de Semana Santa

La hija mayor de los Reyes inauguró la nueva sede de la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS)

Recién llegada de sus vacaciones por tierras del sur, doña Elena se reincorporó ayer al trabajo. Había sido la gran ausente, junto a su hermana [doña Cristina], de la tradicional Semana Santa de la [Familia Real española] en Palma de Mallorca. Costumbre que este año cambió por unos días de descanso en Andalucía junto a sus dos hijos, Felipe y Victoria. Hizo oídos sordos a las conjeturas periodísticas sobre los motivos de este viaje, porque es mejor no prestar atención a según qué cosas. Pero, una vez en faena, instalada de nuevo en sus labores de Infanta, que reanudó con la inauguración de la nueva sede social y centro de recursos de apoyo y formación de la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS), aguzó el sentido al máximo para no perderse ni una sola de las necesidades de la comunidad sorda.

También se hizo oír. No podía expresar más alto ni más claro su apoyo a este colectivo que con su asistencia. Acompañada por la Ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, y la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, [doña Elena] recorrió las diferentes dependencias del centro y saludó a los niños y padres que representaban a las más de 2.500 personas con sordera de nuestro país. Por último, la Infanta, que eligió para la ocasión un elegante traje de chaqueta que adornó con un original broche en forma de estrella, descubrió una placa conmemorativa en el salón de actos del nuevo local. Si una imagen vale más que mil palabras, la presencia de doña Elena ayer valía más que un millar de discursos.

Más sobre

Regístrate para comentar