La princesa Letizia se enfrenta a la crisis con su filosofía de reciclaje

Ha vestido los actos oficiales de todo este invierno tirando de fondo de armario, hasta ayer que estrenó su primer traje del año

Siempre hay un parche para un roto. La princesa Letizia está decidida a contribuir desde su posición a la lucha contra este agujero llamado crisis zurciendo con retales de mesura y discreción cada una de sus apariciones. Ha vestido, por esta razón, sus compromisos oficiales de todo este invierno tirando de fondo de armario. Hasta ayer, que estrenó su primer traje de 2009. Un vestido de optimismo. Un atuendo, también, de concienciación de que la creatividad remienda una sociedad raída por las penurias. El acontecimiento de su primera puesta -la inauguración de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo- no podía combinar mejor con la intención.

[Doña Letizia] había hilvanado sus actos oficiales con su filosofía de reciclaje durante toda esta temporada. La Princesa de Asturias no daba puntada sin hilo y se enfundaba el traje de turno siguendo el mismo patrón de anteriores puestas: conjuntando modelo y marco. Abrió el año, con ocasión de la celebración de la Pascua militar (el 6 de enero), haciendo gala de su consigna de ahorro con un conjunto tri-repetido: el mismo dos piezas verdoso y el chal de las recepciones de los dos años anteriores. A dicho evento siguió otro, con motivo de la recepción al cuerpo diplomático acreditado en España (el 14 de enero), con idéntico diseño: el reaprovechamiento de las viejas existencias con el mismo dos piezas de terciopelo rojo con piedras de fantasías que llevara nuevamente en las dos recepciones anteriores. Y, desde entonces, ha sido un suma y sigue... Hasta ayer.

Más sobre

Regístrate para comentar