El Rastrillo de Sevilla viste de flamenca a la infanta Leonor

La hija mayor de los Príncipes de Asturias ha inspirado una nueva muñeca a la que han vestido con el traje típico andaluz

No le falta de nada. Ni las enaguas, ni los pololos ni los zapatos con cintas. El diseño con el que se ha vestido a una nueva muñeca realizada a imagen y semejanza de la [infanta Leonor] reproduce fielmente el traje más característico y vistoso de Andalucía: el de flamenca. Cumpliendo con la tradición, la muñeca lleva el pelo recogido en un moño y está ataviada con un vestido rojo entallado y estampado con lunares blancos y volantes en la falda y en las mangas, así como un mantón sobre los hombros que completa la indumentaria.

La hija mayor de los Príncipes de Asturias ha vuelto a convertirse así en objeto de inspiración para un nuevo juguete que se ha presentado en el Rastrillo Nuevo Futuro de Sevilla, inaugurado esta semana por su presidenta, la [infanta doña Pilar], en el Hotel Los Lebreros de la capital andaluza.

La hermana mayor del [rey don Juan Carlos] ha sido el primer miembro de la [Familia Real española] en contemplar de cerca esta muñeca basada en la hija mayor de los Herederos. Sin embargo, no ha sido la primera vez que doña Pilar vive una situación parecida. El pasado mes de noviembre, durante la apertura del rastrillo solidario en Madrid le fue mostrada otra muñeca de la infanta Leonor, en este caso vestida con el uniforme del colegio Santa María de los Rosales al que asiste desde septiembre del pasado año: con la falda tableada gris, el polo blanco y la chaqueta azul marino.

Las otras muñecas Leonor
Desde que fuera presentada a los medios tras su nacimiento, el 31 de octubre de 2005, la primogénita de [don Felipe] y [doña Letizia] ha sido "homenajeada" con muñecas con sus rasgos realizadas por muchos y diversos empresarios jugueteros españoles. La primera de ellas, de recién nacida, fue confeccionada por una empresa alicantina que la vendía con cuatro vestidos diferentes: ropa de bautizo, pijama y bata, albornoz de ducha o de calle. El éxito de ventas fue rotundo, lo que animó a otras jugueteras a elaborar más "Leonores".

Hubo otra cuando cumplió un año, coincidiendo con sus primeros pasos, a la que siguió una que se sacó al nacer su hermana, la [infanta Sofía]. La anterior a esta última vestida de flamenca fue, como hemos dicho, la que se puso en circulación cuando empezó el "cole de mayores". Y es que siguen siendo muchos los admiradores de Leonor que desean tener, aunque sea de juguete, a su infanta favorita.

Más sobre

Regístrate para comentar