La infanta Cristina preside en Sevilla la entrega de la bandera a la Guardia Civil

La Duquesa de Palma mostró su "aprecio, gratitud y admiración" a los miembros del Instituto Armado por "su entrega y espíritu de sacrifico en la defensa de los derechos y libertades de todos"

La [infanta Cristina] amadrinó en Sevilla el acto de entrega de la bandera de España a la IV Zona de la Guardia Civil, con sede en Andalucía y conformada por 14.000 miembros del Instituto Armado, que mediante orden ministerial ha obtenido "el derecho al uso de la enseña nacional en su modalidad de bandera". La Duquesa de Palma llegaba el martes a mediodía a la Plaza de España de la capital andaluza, donde pasó revista al batallón de guardias civiles antes de asumir la presidencia del acto de bendición y entrega de bandera, donada por el Real Círculo de Labradores y Propietarios de Sevilla.

Vestida con mantilla y traje largo negro, la Infanta estuvo acompañada durante el acto por el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves; el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velásquez; la presidenta del Parlamento andaluz, Fuensanta Coves; el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín; y el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo. Tras las de Baeza, Aranjuez, Valdemoro, Canarias, Galicia, Toledo y la correspondiente al Grupo de Acción Rural (GAR), esta es la octava enseña que recibe la Benemérita en reconocimiento a la labor de sus efectivos, especialmente a la realizada "contra la lacra del terrorismo de ETA" como manifestó Antonio Rodríguez de la Borbolla, presidente del Real Círculo de Labradores y Propietarios de Sevilla.

Como madrina de la ceremonia, [doña Cristina] mostró su "aprecio, gratitud y admiración" por "la entrega y espíritu de sacrifico" que los miembros del Instituto Armado demuestran "en la defensa de los derechos y libertades de todos", así como por "su eficaz actuación, que garantiza nuestra seguridad ciudadana". Asimismo, la hija de los Reyes de España manifestó a los agentes que "esta bandera es el más alto honor que cabe otorgar a una unidad", porque dicho emblema "distingue y premia la generosidad con que desplegáis y culmináis vuestras misiones, exigentes y arriesgadas".

La Infanta hizo extensivas a las familias de los guardias civiles las felicitaciones a los agentes, porque "ellas sufren en silencio vuestras ausencias, derivadas de vuestra total disponibilidad, y comparten vuestras alegrías y vuestros más difíciles momentos".

Doña Cristina hizo entrega de la bandera al general Antonio Dichas, quien le aseveró que "los 16.000 hombres y mujeres de esta zona nos comprometemos a proteger la bandera". En este sentido, la [Duquesa de Palma] manifestó que "tengo la seguridad de que los hombres y mujeres que formáis esta unidad sabréis defenderla, honrarla y prestigiarla. Sé también que seguiréis realizando vuestro trabajo con ilusión, dedicación y eficacia; con la vocación de servicio y el amor que siempre habéis demostrado por España".

La Infanta también presidió un homenaje a los agentes fallecidos, con la ofrenda de una corona en un monolito en el que se rinde honor a los que dieron su vida por España.

Más sobre

Regístrate para comentar