Los Reyes presiden el funeral de Estado en memoria a las 154 víctimas del accidente aéreo de Barajas

La catedral de la Almudena ha vuelto a teñirse de dolor y luto con ocasión del funeral de Estado en memoria de las 154 víctimas del accidente aéreo ocurrido en Barajas el pasado 20 de agosto, que oficia el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. Un solemne servicio religioso, previsto inicialmente para el 1 de septiembre, pero pospuesto hasta hoy (la fecha final se fijó entre Zarzuela, Moncloa y el ayuntamiento de Madrid), debido a la demora en el proceso de identificación de los cuerpos de las personas que perdieron la vida en esta catástrofe.

Llegaron al templo madrileño, primero, aquellos que han sufrido y vivido de manera más directa la tragedia: familiares de las víctimas, el equipo de rescate que socorrió a los afectados, altos cargos y tripulación de Spanair, así como de otras compañías aéreas, personal de Barajas... Luego, escalonadamente, las autoridades que, con su presencia, quisieron solidarizarse con los dolientes por la ausencia de sus seres queridos. Entre ellas, el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado de su esposa, Sonsoles Espinosa; la Vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega; las Ministras de Fomento e Igualdad, Magdalena Álvarez y Bibiana Aído; el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy; la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el consejero de Cultura y Turismo, Santiago Fisas; el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y presidentes autonómicos, como Paulino Rivero (Comunidad canaria) y Juan Vicente Herrera (Castilla y León).

Los Reyes, que desde el primer momento han mostrado su apoyo a los familiares de las víctimas, han querido sumarse a este emotivo y sentido homenaje. De luto riguroso, [don Juan Carlos] y [doña Sofía] llegaron al filo de las ocho acompañados por el mandatario español, el oficiante y otras autoridades presentes en la ceremonia. Un acto, que ha supuesto un triste y doloroso reencuentro para los allegados de los fallecidos, después de que convivieran en los terribles días posteriores a la tragedia a la espera de recuperar los restos de sus seres queridos, que estaban siendo identificados en el IFEMA y, más tarde, en el Instituto Anatómico Forense. La homilía del monseñor Rouco Varela ha tratado de convertirse en bálsamo con palabras de consuelo y apoyo para los familiares, agradecimiento para los servicios de emergencia y de recuerdo para las víctimas. También lo ha sido la presencia de los soberanos que han agradecido los presentes en el templo con un caluroso aplauso. Habrá otro funeral más por las víctimas del accidente aéreo el próximo día 17 en la catedral de Santa Ana de Las Palmas de Gran Canaria, lugar de destino del avión siniestrado y de donde procedían setenta de los fallecidos. Los Príncipes de Asturias serán los encargados de presidir este último oficio religioso, programado inicialmente para el pasado 30 de agosto y pospuesto por las mismas causas que el de Madrid.

Más sobre

Regístrate para comentar