Los Príncipes de Asturias desean suerte a los deportistas españoles

"Los grandes éxitos de este año son el mejor estímulo para ganar medallas", subrayó don Felipe en la recepción de bienvenida

Los Príncipes de Asturias respiran ya Oriente. Respiran un Pekín resplandeciente que espera dar cobijo a unos Juegos Olímpicos inolvidables. Allí han regresado -visitaron China juntos en otras dos ocasiones- con la esperanza de convertirse, una vez más, en talismán de los 300 deportistas españoles. Y así, armados de ánimos y de deseos de buena suerte, los Herederos han presidido hoy la recepción de bienvenida al equipo olímpico español en la Casa de Hospitalidad de España. Un cálido recibimiento en el que hasta los más mínimos detalles eran guiños de su incondicional apoyo: la internacionalemte reconocida elegancia de [doña Letizia], primera hasta el momento en la lista de Vanity Fair, se envolvió de orgullo rojo y la intervención de [don Felipe] coronó el acto con el grito de guerra (deportiva) de la Eurocopa de fútbol, A por ellos: "Estaremos todos estos Juegos con vosotros, como toda España, y os deseamos que traigáis muchas medallas. ¡A por ellos!".

El acto, que sirvió también para inaugurar la Casa de España en la capital china, contó con la presencia del Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; el titular de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky; el Presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, la Infanta Pilar, ex presidenta de la Federación Hípica Internacional, y el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, entre otros. Muchos asistentes con un mismo sueño: llevarse a casa el mayor número de medallas. Los Príncipes les desearon éxito uno por uno a todos los deportistas españoles, así como a sus entrenadores, presidentes de federaciones y demás invitados, sin olvidar que ser olímpicos era la primera victoria. "Más allá de desearos que ganéis medallas, que os lo deseamos, quiero que sepáis que haber llegado hasta aquí ya es un éxito y que España está entusiasmada con vosotros, al igual que toda la Familia Real", dijo el Príncipe.

Recalcó vehemente el valor de los deportistas allí presentes, porque él, que también fue olímpico en Barcelona '92, sabía del esfuerzo y del sacrificio que suponía una vida dedicada al deporte. "Para llegar a Pekín habéis realizado una entrega personal con muchas renuncias y aquí tenéis el merecido premio". Una recompensa compartida, no obstante, con familiares y amigos "por su aliento y cariño". El orgullo rojo y el espíritu olímpico volvieron a fundirse en el discurso del Heredero: "Los grandes éxitos de este año son el mejor estímulo para ganar medallas. Estamos en racha y sabréis estar a la altura para dar la mejor imagen de España". Para dejar el pabellón bien alto en unos Juegos, los de Pekín, que servirán también, a su parecer, para que prospere la candidatura de Madrid 2016. "Va por buen camino".

Más sobre

Regístrate para comentar