Las infantas Leonor y Sofía, tarde en el acuario con la princesa Letizia

El sosiego informativo propio de la temporada estival no tiene cabida en Palma. Cada aparición pública de las infantas Leonor y Sofía con su madre, [doña Letizia], provoca una auténtica revolución mediática. Se ha sumado este verano un nuevo escenario, a los ya habituales en el Club Náutico, contemplando las regatas desde el Fortuna o la Somni, y en el tradicional posado de la Familia Real en Marivent, donde hemos vuelto a ser testigos de su dulce encanto. Mientras el [príncipe Felipe] participaba la semana pasada en las regatas de la Copa del Rey, la Princesa de Asturia aprovechaba una de las tardes para visitar con sus hijas el Aquarium de Palma, junto a un grupo de amigas, que le ayudaron a llevar el carrito en el que iba la pequeña Sofía.

Para la cita, las pequeñas fueron muy propias. Nada mejor que trajes marineros para una jornada centrada en la vida marina. Como días antes en su primera aparición veraniega en el Club Náutico, las infantas Leonor y Sofía iban conjuntadas con sendos vestidos blancos a rayas azules celestes y de nuevo calzadas con las típicas abarcas menorquinas. La princesa Letizia, siempre sonriente, lucía pantalón vaquero y blusa blanca con jaretitas en la pechera. Si ya habíamos comprobado en varias ocasiones el carácter extrovertido y curioso de la infanta Leonor, ahora también la infanta Sofía se muestra como una niña inquieta a quien le gusta jugar. Tras haber conquistado a la prensa en su saludo náutico del pasado martes, en esta ocasión la benjamina se entretenía con un folleto a la salida del Aquarium, mientras Leonor ejercía de hermana mayor empujando en algunos momentos el cochecito.

Más sobre

Regístrate para comentar