Los Príncipes de Asturias y de Viana vuelven al corazón de Navarra

Don Felipe y doña Letizia presidieron la entrega del máximo galardón cultural foral al actor Alfredo Landa y el tradicional Homenaje a los Reyes de Navarra

Los Príncipes de Asturias están ligados a Navarra por título y por corazón. Allí, en la misma comunidad foral, pasaron hace cuatro años algunas de las horas más felices durante su luna de miel alrededor de España, y allí también realizaron semanas después su primera visita oficial a una Autonomía como matrimonio, con motivo de la tradicional entrega del Premio Príncipe de Viana y del homenaje a los Reyes de Navarra. Las mismas citas que han vuelto a llevar hoy hasta el reino navarro a los Herederos.

Don Felipe, con traje oscuro, y doña Letizia, con un conjunto de chaqueta rosa y falda estampada a tono, llegaron sobre las 11:20 horas a Leyre con el repique de campanas del monasterio de San Salvador, donde fueron recibidos por el presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, para hacer entrega del Premio Príncipe de Viana a la Cultura 2008, que en esta 19ª edición ha sido concedido al actor Alfredo Landa Areta. A la entrada del monasterio, les esperaban también las principales autoridades de Navarra, entre ellos, la Presidenta del Parlamento foral, Elena Torres, la delegada del Gobierno, Elma Saiz.

La lluvia impidió que el acto tuviera lugar, como en otras ediciones, en el Patio de la Hospedería, y se celebró en el interior de la Iglesia del Monasterio de Leyre. El Príncipe hizo entrega del premio, que reconoce la tarea desarrollada por personas, grupos o instituciones en cualquier ámbito de la cultura, bien sea mediante el ejercicio de la creación, el estudio o la investigación, o a través de su promoción y fomento, a Alfredo Landa por llevar "con orgullo el nombre de Navarra" a lo largo de su trayectoria profesional. Durante su intervención el actor mostró su gratitud y recordó su origen navarro en un discurso muy emotivo en el que subrayó que "no hay otro premio, como éste". Por su parte, el príncipe Felipe ha calificado al galardonado "como un actor extraordinario y siempre próximo al sentimiento popular, por ello hoy es un personaje conocido y admirado por todos y, lo que es más importante, querido y sentido como alguien próximo a la realidad y preocupaciones de cada ciudadano".

Tras la entrega del galardón, tuvo lugar el tradicional acto litúrgico de Homenaje a los Reyes de Navarra, que presidieron el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, y el abad y los sacerdotes de la comunidad benedictina del Monasterio de Leyre. Durante la ceremonia religiosa, los Príncipes de Asturias y de Viana realizaron una ofrenda floral al sepulcro de los Reyes de Navarra, ubicado en el muro norte del templo. La visita a Navarra finalizó con un almuerzo en la Hospedería de Leyre, a la que asistieron unas ochenta personas.

Más sobre

Regístrate para comentar