Cena de gala en honor a los Príncipes de Asturias en Polonia

Doña Letizia emprenderá hoy su vuelo en solitario en el extranjero como Heredera al trono de España con una agenda propia

La presente visita de Estado de los Príncipes de Asturias a Polonia será recordada. Probablemente, por el cálido recibimiento que sus anfitriones, el Presidente de la República, Lech Alexander Kaczynski y su esposa, María, les han brindado en el palacio Presidencial; muy posiblemente por el impulso que toman desde ya, con su presencia, las relaciones bilaterales, y a ciencia cierta por el vuelo en solitario que [doña Letizia] inicia en el extranjero como Heredera al trono de España con una agenda independiente de la de su esposo, [don Felipe]. De manera que, al igual que todos sus otros viajes, pero siendo consciente de que las primeras veces se graban en los anales de la historia, la Princesa ha preparado a conciencia este a Varsovia.

Que se ha aplicado al máximo en sus labores de representación, se ha visto en cada acto de su primera jornada: en la ofrenda floral en la Tumba del Soldado desconocido, en su encuentro con la colectividad española y en la cena de gala con la que sus anfitriones les agasajaron en el salón de las Columnas, de la residencia presidencial. Un broche de oro para el que doña Letizia se vistió de plata. Se decantó para la ocasión por un vestido de raso por encima de la rodilla, con escote y manga fruncidas, y ceñido a la cintura con un fino cinturón a juego, que combinó con un abrigo de línea clásica, con drapeado floral y sin botonadura.

El mensaje fue igualmente muy cuidado. El Príncipe de Asturias destacó durante su discurso la unión existente entre Polonia y España "por importantes lazos humanos, políticos y económicos, que han adquirido una nueva dimensión y enormes posibilidades dentro de la gran familia de Estados que componemos la Unión Europea". Don Felipe celebró la "plena incorporación de Polonia a la Unión Europea", ya que "puso término a una anomalía histórica, cultural y política pues, 'no puede existir Europa sin Polonia', como ya proclamara en momentos especialmente difíciles Su Santidad el Papa Juan Pablo II en esta ciudad". Asimismo, el Heredero subrayó que ambos países comparten la voluntad de trabajar por la paz y la seguridad internacionales, el impulso de los principios de la Carta de Naciones Unidas y de lucha contra el terrorismo.

El 'debut' de la Princesa en Polonia
Pero, sobre todo, la princesa Letizia centrará hoy la atención en este viaje. Los Príncipes han iniciado los actos previstos para su segunda jornada asistiendo juntos a un desayuno de trabajo con empresarios españoles y a la inauguración del encuentro Empresarial hispano-polaco pero, desde las 11 de la mañana, doña Letizia emprende su vuelo en solitario como Princesa de Asturias en un país extranjero. Mientras el Príncipe visita el Parlamento y asiste al almuerzo que el Presidente del Consejo de Ministros de Polonia ofrecerá en su honor en el Palacio sobre la Isla, un edificio histórico propiedad del Patrimonio Nacional polaco, la Princesa de Asturias empezará a abrirse camino, en Polonia, hacia el papel que un día habrá de asumir, visitando el Instituto de la madre y el hijo (hospital científico en el campo de la investigación de la salud materno-infantil) y el palacio Museo Wilanow. Agenda independiente de la del Príncipe que doña Letizia dejará cerrada asistiendo posteriormente al almuerzo que la esposa del Presidente, María Kaczynska, ofrecerá en su honor en un restaurante de la capital. Los Príncipes reaparecerán de nuevo juntos a las seis de la tarde del mismo miércoles para asistir a la inauguración del Instituto Cervantes de Varsovia, el mayor de Europa, y la Biblioteca de éste dedicada a Cabrera Infante.

Más sobre

Regístrate para comentar