Doña Letizia retoma su agenda en solitario tras las vacaciones de Semana Santa

La Princesa de Asturias ha rendido homenaje a la literatura infantil y juvenil al presidir la entrega de los premios que concede la Fundación SM

La Real Casa de Correos de Madrid se ha convertido en el escenario de la vuelta al trabajo de la Princesa de Asturias, tras la pausa en su actividad que han supuesto las vacaciones de Semana Santa. Doña Letizia ha retomado su agenda en solitario para presidir la entrega de unos galardones muy especiales: los que otorga, desde hace treinta años, la Fundación SM. Se trata de los Premios de Literatura Infantil y Juvenil "El Barco de Vapor" (que ha ido a parar a El secreto de If, de Ana Conejo y Francisco Javier Pelegrín) y "Gran Angular" (a Zara y el librero de Irak, de Fernando Marías), del Premio Internacional de Ilustración y del Premio Literario "Jordi Sierra i Fabra" para jóvenes.

Los primeros, dotados con 100.000 euros, se consideran los galardones de ámbito infantil y juvenil más importantes del mundo. Con ellos, la Fundación busca promover la creación de una literatura para niños y jóvenes que fomente la afición por la lectura y transmita, con calidad literaria, unos valores humanos, sociales, culturales o religiosos que ayuden a construir un mundo digno. El Premio Internacional de Ilustración, por su parte, distingue a los trabajos dirigidos al público infantil menor de ocho años y tiene una dotación de 12.000 euros. En esta ocasión ha sido para Josep Antoni Tassies por El nen perdut.

El tercero de estos galardones literarios, el "Jordi Sierra i Fabra" para jóvenes convocado por la Fundación del mismo nombre en colaboración con el Grupo SM, está dotado con 3.000 euros y lo ha recibido África Vázquez por Con vistas al cielo. Se concede con el propósito de estimular en los estudiantes españoles e iberoamericanos la creación literaria de obras que reflejen valores universales de paz, amor, concordia y respeto con los que contribuir a crear un mundo mejor. Un mundo en el que los libros tengan un papel esencial y crezcan de forma constante nuevas generaciones de autores.

Una cita muy especial para doña Letizia
La cita con la que la Princesa de Asturias ha retomado sus compromisos oficiales ha sido la entrega de unos premios que la tocan muy de cerca. No sólo por el hecho de que, como periodista que fue, sienta especial devoción por los libros (recordemos que su regalo a [don Felipe] el día de su compromiso fue la novela El doncel de don Enrique el Doliente, de Mariano José de Larra). Sino también porque es madre de dos niñas pequeñas a las que, como pudimos comprobar en las imágenes hechas públicas con motivo del 40º cumpleaños del [Príncipe de Asturias] el pasado mes de enero, está inculcando el amor por la lectura desde muy temprana edad.

En este sentido, doña Letizia ha destacado la lectura como "ese vínculo de amor con los niños y herramienta imprescindible de aprendizaje" que ayuda a "crecer como seres humanos libres, educados, responsables y cultos". Y añadió: "Quienes tenemos hijos, aunque todavía sean pequeños y no sepan leer, sabemos lo que disfrutan cuando los sentamos en nuestro regazo y leemos un libro", subrayando así mismo la labor de los padres como primeros educadores y referentes en la iniciación a los hábitos de lectura. "Cuando leemos nos hacemos más personas", añadió.

Más sobre

Regístrate para comentar