Los Reyes, con los Príncipes de Asturias, reciben al Cuerpo Diplomático en España

Don Juan Carlos subrayó en su discurso la 'voluntad de España de proseguir una política exterior de marcada vocación universal'

Sus Majestades los Reyes, acompañados por los Príncipes de Asturias, han ofrecido este mediodía, en el Palacio Real de Madrid, la tradicional recepción de principios de año al Cuerpo Diplomático acreditado en España. Un acto en el que se pone de manifiesto el desarrollo de las relaciones diplomáticas y se comparten los proyectos que acaban de iniciarse o que se pondrán próximamente en marcha.

Confiedencias, sonrisas y miradas de complicidad
La recepción discurrió entre el ceremonial protocolario y las muestras de complicidad de los anfitriones: miradas, sonrisas, comentarios... Así, antes de dar comienzo el besamanos que precedió al discurso de don Juan Carlos, [doña Sofía] y [doña Letizia], que destacaron entre las damas asistentes a la velada por su elegancia, compartieron confidencias poniendo de manifiesto una vez más la magnífica relación existente entre ambas, y los Príncipes de Asturias, miradas de complicidad como acostumbran, por otra parte, en la mayoría de sus actos oficiales.

La reina Sofía, siempre impecable, lució para la ocasión un espectacular vestido negro con lentejuelas verdes a tono con un chal y, como únicos adornos, un conjunto de collar, pendientes y pulsera de piedras de colores. La princesa Letizia vistió un favorecedor conjunto de terciopelo de la gama de los rojos, que ya vistió en una recepción anterior al Cuerpo Diplomático, formado por una chaqueta entallada, con escote redondo e incrustaciones a tono, y una falda larga con cola. Como único complemento, una cartera con boquilla a tono y, como joya más destacada, unos pendientes de brillantes.

Una vez concluido el besamanos, tocó el turno a la palabra. Don Juan Carlos subrayó en su discurso la "voluntad de España de proseguir una política exterior de marcada vocación universal, con una debida atención a la diplomacia multilateral, especialmente en el marco de las Naciones Unidas, con un papel insustituible para la comunidad internacional". El monarca aprovechó su discurso para dedicar un "emocionado recuerdo" a los militares españoles que perecieron el año pasado en el desempeño de "tan nobles misiones" y un mensaje de "solidaridad" a sus familias. Se refirió, asimismo, al firme compromiso de España con los Objetivos del Milenio (entre otros, reducir a la mitad el hambre y la pobreza extrema en el mundo para 2015) y agradeció la "entrega" de los cooperantes españoles. Y, por último, resaltó la "enorme importancia" que España atribuye a sus "lazos de hermandad con todos los países y pueblos iberoamericanos desde la admiración, el afecto, el respeto y el reconocimiento mutuos".

Cóctel sin prensa
Tras la intervención del Rey, a la prensa se le impidió acceder, como venía siendo tradicional, al cóctel que se ofrece a los diplomáticos en el Palacio Real y que, en esta ocasión, representaban a más de 100 países distintos. Una decisión que justificó un portavoz de la Casa Real a los periodistas atendiendo a las siguientes razones: en primer lugar, porque la Casa del Rey no considera oportuno que se formen los habituales 'corrillos' de la prensa con el Rey y el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, debido a que las próximas elecciones generales ya estén convocadas; en segundo lugar, porque se trata de una recepción al cuerpo diplomático, y no a la prensa, y, por último, tampoco es lo habitual en otros países con monarquía que se invite a este acto a la prensa.

Más sobre

Regístrate para comentar