Los Príncipes de Asturias presiden la entrega del Premio 'Antonio de Sancha' a Jesús de Polanco

Isabel, hija del fallecido empresario, recogió de manos de don Felipe el galardón que la Asociación de Editores de Madrid otorgó a su padre antes de su fallecimiento

El Salón de Actos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se convirtió la tarde de ayer en escenario de entrega del Premio "Antonio de Sancha" que la Asociación de Editores de Madrid concedió al desaparecido empresario Jesús de Polanco poco antes de su fallecimiento, el 21 de julio del pasado año. Los Príncipes de Asturias presidieron la ceremonia, a la que asistió Isabel de Polanco, hija del fundador del Grupo Prisa, para recoger el galardón.

Desde 1997, la Asociación de Editores premian la labor en la promoción y defensa de los valores culturales en general, y del libro y del fomento de la lectura en particular. Con este galardón, los editores madrileños han querido reconocer la trayectoria empresarial del fundador del diario El País, quien contribuyó a la presencia del libro en los países iberoamericanos.

Momentos antes de hacer entrega del premio a la hija de Polanco, don Felipe dedicó unas palabras de elogio al empresario de la comunicación con las que destacó el apoyo que el premiado mostró en vida a la Corona "convencido de su aportación a la estabilidad y convivencia democrática de los españoles" y su contribución al desarrollo de la democracia y a la modernización de España.

Ante la presencia de [doña Letizia], del ministro de Cultura, César Antonio Molina, de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el presidente de la Asociación de Editores, José María Gutiérrez de la Torre, que seguían con atención sus palabras, el [Príncipe de Asturias] definió a Polanco como un hombre "dedicado, tenaz y sobrio" y como un "apasionado" editor de libros y periódicos "de gran visión sobre el valor y el potencial de futuro de la cultura en español, comprometido desde el mundo de los libros con el creciente entendimiento de la comunidad de habla española".

Creador de la Editorial Santillana en 1960, [don Felipe] destacó de él cómo "con su probada inteligencia, incansable actividad y constantes idas y venidas a América, hizo de ella uno de los grupos editoriales con mayor presencia y actividad en España y del conjunto de Iberoamérica".

Isabel de Polanco, que continúa la labor de su padre en el Grupo Prisa, también tuvo unas sentidas palabras para su padre, de quien resaltó su "constancia y firmeza", pero también la "flexibilidad" y sobre todo "vitalidad" con las que ejerció su vocación hasta el final de sus días. Continuó diciendo que su padre era una persona que "valoraba los pasos y los tiempos" y que, con sus libros, colaboró a mejorar la cultura de la sociedad.

Más sobre

Regístrate para comentar