Los Príncipes asisten al aniversario del Congreso de los Diputados

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El jefe del Estado francés se ha enfrentado hoy a la primera gran conferencia de prensa de sus cinco años de mandato con la particularidad de que, al margen de su estrategia política, todo el morbo se centraba en su relación con la modelo y cantante Carla Bruni. La consigna, además, no dejaba lugar a dudas. El Elíseo había anunciado que se permitirían todas las preguntas y la más esperada era si Nicolás Sarkozy y Carla tienen ya fecha de boda. ’Hemos decidido no mentir’ Cuando llegó la pregunta clave, Sarkozy respondió: "Mi relación con Carla va en serio. La boda es probable aunque la prensa se enteraría una vez que ya estuviéramos casados". Ningún jefe de Estado había hablado antes de su vida privada en una rueda de prensa oficial y tal era la expectación que se habían acreditado seiscientos periodistas de treinta y seis países, una nueva muestra del poder mediático de Super Sarko. El presidente aprovechó para explayarse sobre sus vacaciones navideñas con la modelo: "Con Carla hemos decidido no mentir. No nos vamos a ocultar. No quería fotos robadas. No quería fotos de noche. En 2007 me divorcié y no fue el momento más feliz de mi vida. Si las fotos de Eurodisney duelen, que no envíen a los fotógrafos". Así que para evitarlo se anunció que el presidente pasaría las Navidades en Egipto "con una acompañante" y la pareja de enamorados se dejó retratar en todas y cada una de las paradas de su visita a la tierra de los faraones. Tras unos días de descanso mediático, el pasado fin de semana visitaron las ruinas de Petra, en Jordania. Nuevo año político Esta rueda de prensa excepcional llega en un momento en que la popularidad del jefe del Elíseo ha bajado considerablemente entre sus conciudadanos. La última encuesta de CSA revelaba que había caído siete puntos en un solo mes, justo desde que se conociera su romance con la aristocrática cantante que empezó semanas después del divorcio de Sarkozy y Cecilia, el pasado mes de octubre. En la cita periodística de esta mañana, el presidente sólo ha dedicado unos minutos a hablar de Carla. A dos meses de las elecciones municipales ha desgranado sus objetivos políticos especialmente en materia económica y social. El Presidente ha elegido la sala de fiestas del Elíseo decorada sobriamente para esta comparecencia. Un fondo azul y las banderas de la República Francesa y la Unión Europea daban oficialidad al salón en el que Sarkozy se colocó tras un atril de metacrilato.

Más sobre

Regístrate para comentar