Los Reyes y los Príncipes presiden emocionados el funeral por el guardia civil Fernando Trapero

Emoción, solemnidad y mucha tristeza predominaban esta mañana en el patio de Armas del colegio de guardias jóvenes Duque de Ahumada de Valdemoro, en Madrid. Los Reyes, acompañados de los Príncipes de Asturias, han estado junto a los familiares, amigos y compañeros de Fernando Trapero Blázquez, el joven guardia civil fallecido el miércoles tras luchar durante cuatro días por su vida después del atentado sufrido en Capbreton, Francia.

Al funeral de Estado ha asistido también el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero así como el líder del PP, Mariano Rajoy; la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; los presidentes del Senado y el Congreso, Manuel Marín y Javier Rojo; del Tribunal Supremo y del Constitucional, Francisco José Hernando y María Emilia Casas además de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. El director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, ha recibido a su llegada al acuartelamiento a representantes de las diferentes fuerzas policiales españolas y también francesas.

La ceremonia ha sido oficiada por el vicario del Arzobispado castrense, Ángel Cordero. y siempre con el recuerdo del compañero de Fernando Trapero, el guardia civil Raúl Centeno fallecido el sábado al recibir un tiro en la nuca por miembros de ETA cuando salía de una cafetería en Capbreton, al sur de Francia. Trapero recibió tres tiros en ese mismo atentado y durante cuatro días se debatió entre la vida y la muerte. Su padre, llamado como él y también guardia civil, comentaba ayer: "Mi hijo aguantó hasta que les detuvieron. En el momento en que nos daban la noticia de la detención, fallecía mi hijo".

Antes de dar por finalizado el servicio religioso, don Juan Carlos, que vestía el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, ha entregado la medalla de oro al Mérito Civil y la Medalla de Oro de la policía que ha sido concedida a título póstumo.

Tras esta emotivo funeral de Estado, los restos mortales del guardia civil asesinado han sido trasladados hasta la localidad de El Tiemblo, en Ávila, de donde es originaria la familia y donde sus amigos, según informó su padre, querían rendirle un privado acto de homenaje antes de recibir la sepultura.

Más sobre

Regístrate para comentar