Los Príncipes de Asturias recogieron a Leonor de la guardería en su segundo cumpleaños

Recién llegados de su viaje relámpago a Marruecos, con motivo de la inauguración de un nuevo centro Instituto Cervantes en el país vecino

Ni a la entrada ni a la salida de la escuela hemos visto a la gran protagonista del día, la infanta Leonor, que cumple hoy dos añitos de edad. Tan sólo fugazmente a sus padres que, tratándose de una ocasión tan importante para su pequeña, la han llevado y recogido en coche de la guardería. Los Príncipes de Asturias, recién llegados de su viaje relámpago a Marruecos, se han resistido al cansancio para no perderse a primerísima hora de hoy una cita muy especial: acompañar a su primogénita a la escuela en su segundo aniversario. Con el fin de compartir los primeros momentos de este día inolvidable de su hija, que festejaba por primera vez la ocasión con sus compañeros de la Escuela Infantil de la Guardia Real, centro al que asiste desde el pasado mes de septiembre.

Fiesta de cumpleaños familiar
No pudimos ver a la Infanta, ya que iba en el asiento trasero de un coche con los cristales tintados, que conducía su padre, el [príncipe Felipe]. Junto a él, en el asiento del copiloto, iba la [princesa Letizia], quien saludó a los periodistas congregados a las puertas de la escuela. Allí daba comienzo la fiesta para doña Leonor, porque todo apunta a que celebrará también una reunión infantil privada en la que soplará las dos velas de su tarta rodeada de todos sus primos, de sus abuelos y de sus tíos. Por la tarde, se repitió la escena en el entorno de la Escuela Infantil de la Guardia Real, con la misma suerte para los reporteros.

Los que sí vimos fueron los rostros cansados de sus padres por la mañana, y más relajados por la tarde. Los Príncipes habían aterrizado en España pocas horas antes de su primera salida, después de asistir a una recepción en el Teatro Real de Marrakech, donde don Felipe y doña Letizia conversaron con la escritora Fátima Mernissi, Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2003 compartido con la estadounidense Susan Sontang, así como con el atleta Hicham El Guerrouj, Premio Príncipe de Asturias de Deportes en 2004, y de acudir a una cena de gala en el Palacio Real de Marraquech con la que fueron obsequiados por el príncipe Rachid y la princesa Meridiem, hermanos del rey Mohamed VI. Para este broche de oro, la princesa Letizia se decantó por un conjunto rojo, uno de los colores que más le favorecen, en este caso frambuesa, compuesto por una sencilla blusa de seda de manga larga que daba más protagonismo a la falda, formada por pequeños volantes y de organza. El pelo lo llevaba con un aire informal, suelto y cayéndole sobre los hombros.

Más sobre

Regístrate para comentar