La Princesa de Asturias, ha confirmado de alguna forma con sus últimas apariciones lo que empezó a intuirse en la cena de despedida que tuvo lugar en el palacio de la Almudaina de Mallorca a finales de agosto: que ha sido capaz de remontar el umbral del dolor y que puede separar lo que no sirve para hacer valer lo que realmente importa en la vida.

Doña Letizia ha conseguido salir reforzada como ser humano del duelo de la tragedia; pero sobre todo de la experiencia de la maternidad y de saberse querida. Aunque a veces lo parezca, nada es gratuito en la vida. La Princesa, que ya lo sabía, se nos presenta ahora, tras tres largos años nada fáciles como Princesa de Asturias, como una mujer más dulce, serena, reflexiva, y, también, un poco más atrevida.

Después de un verano transformador, doña Letizia ha vuelto a protagonizar imágenes que traen a la memoria algunos de los momentos vividos más felices, pero en las que se aprecia, también como añadido, una nueva disposición ante su papel y su compromiso con la agenda del Príncipe.

Le proponemos una votación para saber su opinión sobre el estilo de doña Letizia: ¿Ha cambiado la Princesa de Asturias?

Más sobre

Regístrate para comentar