Primer día de ‘cole’ para una Infanta llamada a ser Reina de España

Vestida con el uniforme del colegio: pantalón, jersey azul celeste y polo blanco, tiró a duras penas de su mochila y posó como si fuera una “experta alumna” a las puertas del cuartel de El Rey

Vestida con el uniforme del colegio: pantalón y jersey azul celeste y polo blanco (con su nombre bordado), y tirando a duras penas de su mochila, la Infanta Leonor posó junto a sus padres,los Príncipes de Asturias a las puertas del cuartel de El Rey -el recinto donde se ubica la Escuela infantil de la Guardia Real- para hacer realidad otras imágenes que quedarán irremediablemente unidas a la historia de nuestra monarquía: el primer día de colegio de una infanta llamada a ser Reina de España.

La pequeña, que cumplirá dos años el próximo 31 de octubre, y tiene tan sólo dos días de experiencia como "alumna" a sus espaldas, asumió el papel de experta estudiante, y nos regaló, sin darse cuenta, a primera hora del día de hoy, viernes 7 de septiembre, las fotografías más frescas y alegres de la jornada. La primogénita de los príncipes de Asturias, que estuvo regia en su papel, volvió a protagonizar un encuentro con la prensa en el que se dieron la mano tradición, historia y futuro... Y lo hizo implacablemente curiosa, a sabiendas quizás de que se la esperaba desde hacía dos días, sin derramar, como de costumbre, ni una sola lágrima.

Sonriente y con los tirabuzones más cortos
Con este nuevo paso, la infanta Leonor ha comenzado a asumir, desde la inocencia, el papel que habrá de desempeñar en el futuro de las monarquías centenarias. En ese club de los niños- Reyes. De una generación que comenzó a escribir su propia historia antes de dar sus primeros pasos en una era real muy diferente a la que conocieron sus abuelos e incluso sus padres. No obstante, y aunque cuando llegue su tiempo habrán cambiado definitivamente la carroza por el cohete espacial, antes habrán de cumplir con cientos de tradiciones y deberes oficiales para los que tendrán que emplearse a fondo. Una preparación que Leonor, a diferencia de otros príncipes europeos más mayores, e incluso de su misma edad, prefirió dejar para después del verano porque sólo se es bebé una vez en la vida.

A la espera de volver a verla pronto en el papel de infanta "irresistible", intuimos, que por su carácter "pillo" y extrovertido, no tendrá esta futura Princesa demasiados problemas como alumna de esta guardería -la Escuela infantil de la Guardia Real- a la hora de empezar a descubrir el mundo por su cuenta.
Al, menos, así la hemos visto esta mañana cuando, sonriente, y con los tirabuzones un poco más cortos, se mostró más que autosuficiente cuando llegó la hora del posado: cogiendo la mochila con ruedas que le entregó su madre, doña Letizia, (después de que el Príncipe de Asturias la bajara de sus brazos); volviendo a dársela (la mochila) ante la imposibilidad de subir las escaleras, y dándose la vuelta hacia las cámaras antes de entrar en el interior del colegio.
Como si tuviera mucha prisa por aprender, Leonor no hizo "demasiado caso" a sus padres -ambos agachados junto a ella diciéndole algo en voz baja- y tomó la iniciativa de ponernerse en marcha... Aunque una vez dentro, como si recapacitara sobre los pasos dados, decidió volver atrás para despedirse, a través de los cristales de la puerta, de los madrugadores periodistas y fotógrafos, que, por supuesto, seguían haciendo fotos de su cara curiosa y de su nuevo pase de estrella.

Más sobre

Regístrate para comentar