La infanta Elena y los duques de Palma viajaron de incógnito a la costa del Adriático

Las hijas de los Reyes de España, inseparables durante todo el verano, intentaron camuflarse entre los turistas, pero fueron descubiertas durante su visita a la ciudad croata de Dubrovnik

Las infantas de España, doña Elena y doña Cristina, hermanas inseparables durante todo el verano, han querido poner un broche de oro a sus vacaciones estivales viajando junto a Iñaki Urdangarían a Dubrovnik (Croacia). La ciudad que reclama volver a ser lugar turístico de referencia para la aristocracia de la sangre y del dinero.
Los duques de Palma y la infanta Elena programaron el viaje con la ayuda de la directora del Centro Internacional de Universidades Croatas, y cónsul honoraria de España en Croacia, Ivana Burdjelez, para poder disfrutar durante unos días -sin niños, y sin prensa española- de este centro turístico conocido como la perla del Adriático. Un idílico lugar con 1.400 años de historia por el que han pasado desde Onassis hasta Truman Capote.
Con Ivana como guía de excepción, y camuflados entre los cientos de visitantes que llegan a diario para visitar el casco antiguo de la ciudad, los duques de Palma y la infanta Elena no dejaron un solo rincón sin fotografiar: el palacio Sponza; la catedral; la fuente de Onofrio; el monasterio franciscano que alberga una de las farmacias más antiguas de Europa; el convento de los dominicos; y la iglesia de San Blas entre otros impresionantes edificios de esta ciudad declarada por la UNESCO patrimonio de la Humanidad.

El duque de Lugo prefirió quedarse en Mallorca
Finalizado el recorrido, las Infantas y el duque de Palma recuperaron fuerzas en el restaurante Kamenice, famoso por su pescado, su arroz de calamares y por su bouzara (un guiso de cigalas), el plato típico de esta costa.
La visita de las hijas de los Reyes de España a este enclave rodeado por una impresionante muralla blanca que se baña en el Adriático -el más azul de todos los mares- pasó del todo inadvertida - aunque en una de sus salidas se encontraron con turistas españoles- hasta que dos diarios locales publicaron una pequeña reseña con fotografías de sus distinguidos visitantes paseando por el centro histórico.
Los duques de Palma, que celebran el próximo día 4 de octubre su décimo aniversario de boda, acompañaron en todo momento a la infanta doña Elena que viajó a este idílico lugar sin su marido. El duque de Lugo asistiría en su ausencia junto a la princesa Alia de Jordania a la entrega del Trofeo Almirante Conde de Barcelona y se dejaría ver, días después, paseando sólo por la isla de Mallorca.

Más sobre

Regístrate para comentar