La infanta Leonor fue a recibir a su padre en el día más duro de las regatas

PINCHE SOBRE LAS IMÁGENES PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS

En brazos de su padre, el príncipe Felipe, y con dos graciosas coletas y un traje marinero azul marino y blanco, volvió a aparecer ayer la infanta Leonor para convertirse, de nuevo, en la ‘reina’ de todas las cámaras en el muelle mallorquín donde atraca el ‘Bribón’. La pequeña, que no paró de poner y quitar las gafas a su padre y a quien Doña Letizia no cesó de hacer carantoñas, embarcó junto a su madre en el velero ‘CAM’, que pilotaba el Príncipe de Asturias. En el barco, la primogénita de los Príncipes, que volvió a hacer las simpáticas travesuras a las que ya nos tiene acostumbrados, la ‘tomó’ con las cuerdas del barco y con demás aperos marineros.

Horas antes, ese mismo lugar había sido el escenario de un espontáneo y tierno beso entre Don Juan Carlos y Doña Sofía. Por la mañana, la Reina decidió acompañar a su esposo hasta el mismo borde del mar y, cuando éste se disponía a embarcar, las cámaras captaron ese gesto de cariño con el que ambos se despidieron. Por dicho muelle también se ha podido ver a la infanta Elena y a su marido, Jaime de Marichalar, junto a Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, así como a Harald de Noruega, cuyo velero se encuentra amarrado junto al ‘Bribón’.

Más sobre

Regístrate para comentar