Bautizo marinero para la infanta Sofía

Las dos hijas de los Príncipes de Asturias siguieron la Copa del Rey de Vela, en la que participan su padre, don Felipe, y su abuelo, don Juan Carlos, a bordo de la 'Somni'

Después del festín de fotos de ayer de la [Familia Real española], con la primogénita de los Príncipes de Asturias como absoluta protagonista, un nuevo regalazo para los profesionales de la prensa: las infantas Leonor y Sofía han embarcado esta mañana en la lancha Somni, junto a su madre, [doña Letizia], y a su abuela la [reina Sofía], para seguir la Copa del Rey de Vela en la que participan su padre, [don Felipe], y su abuelo [don Juan Carlos].

La de hoy era una de las ocasiones más esperadas por los reporteros al tratarse del bautismo náutico de la benjamina de la Familia. No obstante, la primera jornada marinera de la infanta Sofía no se esperaba tan pronto y ha supuesto una auténtica sorpresa causando gran revuelo, sobre todo entre los reporteros. Pero la infanta Leonor, estrella del Club Náutico en la jornada de ayer, estuvo a la altura y robó parte del protagonismo a su hermana, que se había quedado en Marivent estos primeros días de su estancia en Palma, según la propia doña Letizia, debido las altas temperaturas para un bebé tan pequeño. La primogénita de los Príncipes de Asturias, muy guapa con un visera rosa, volvió a demostrar que es todo un carácter, mientras la pequeña, guapísima con un veraniego conjunto blanco combinado con detalles de flores y un gorrito a juego que la protegía del sol, permaneció tranquila en brazos de su mamá y sin inmutarse del jaleo que despertó su salida para las decenas de fotógrafos que hacían guardia.

Mientras doña Letizia se encargaba de su hija pequeña, doña Sofía disfrutaba plenamente de su papel de abuela haciéndose cargo de su nieta, que se ha revelado como una niña inquieta y curiosa. La infanta Leonor provoca una sonrisa en cada una de sus apariciones públicas y es que sus enormes ojos azules y sus rizos rubios conquistan a la cámara. En esta nueva salida, Leonor volvió a cautivar. Y es que resulta imposible resistirse a las gracias de la Infanta. Ya comienza a decir sus primeras palabras y poco a poco va descubriendo el mundo que le rodea. Leonor no dejó de jugar en cubierta e incluso le quitó a su abuela las gafas que llevaba para ponérselas ella.

Más sobre

Regístrate para comentar