Bautizo real de la infanta Sofía, segunda hija de los Príncipes de Asturias

La ceremonia religiosa, oficiada por Monseñor Rouco Varela, se celebra en los jardines del palacio de la Zarzuela

Los jardines del Palacio de la Zarzuela, marco de grandes acontecimientos de la Familia Real española, entre ellos el bautizo de la pequeña Irene -hija de los Duques de Palma-, ha sido también el escenario de la ceremonia bautismal de la infanta Sofía. Allí, se ha colocado la pila bautismal de Santo Domingo de Guzmán, una reliquia del siglo XII en la que fueron bautizados la mayoría de los herederos a la corona de España. Desde Felipe IV en Valladolid, en 1605, pasando por el actual Príncipe de Asturias, futuro Felipe VI, en una ceremonia que tuvo lugar en el palacio de la Zarzuela en 1968, tan solo unos días después de haber nacido éste, hasta la primogénita de los Príncipes de Asturias.

Nuevamente algunas de las anécdotas de la ceremonia corrieron a cargo de los primos mayores de la Infantas que, como en el bautizo de Leonor, volvieron a intentar aproximarse a la primera fila para no perderse detalle de lo que estaba ocurriendo. Aunque, en esta ocasión, sin éxito. La infanta Elena les impidió que se acercaran como pretendían a la pila bautismal para ver cómo Monseñor Rouco Varela vertía el agua de Jordán sobre la cabeza de la infanta Sofía, que permaneció despierta durante toda la ceremonia y no derramó ni una lágrima. Otros de los instantes más simpáticos los protagonizaron el pequeño Miguel, el tercer hijo de los Duques de Palma, que combatió el calor con un enorme abanico, y la reina Sofía que, como una profesional reportera, sacó su cámara de fotos digital para inmortalizar el momento en que su octava nieta era cristianada en su honor con el nombre de Sofía de Todos los Santos. Al terminar la misa, los Príncipes de Asturias rezaron una oración ante la imagen de la Virgen, en los jardines, una antigua talla que se conserva en la capilla de La Zarzuela. Algo que ya hicieron en su momento las Infantas con sus hijos.

La música de la ceremonia ha sido interpretada por el Coro de las Religiosas Hijas de Santa María del Corazón de Jesús de Galapagar, que es el mismo que actuó en los bautizos de los otros siete nietos de los Reyes. Al final de la misa, este coro cantó una nana para la pequeña Infanta.

Lo cierto es que la ceremonia bautismal de la infanta Sofía no ha sido demasiado distinta de la de la infanta Leonor, que se celebró el 14 de enero de 2006. Empezando por la edad -ambas hermanas han recibido el sacramento a los dos meses y medio- y, salvo el escenario, siguiendo por cada uno de los tradicionales elementos históricos propios de los bautizos de la Familia Real española. Uno de ellos, el faldón que ha lucido la infanta Sofía: el mismo que vistió su abuelo, el rey don Juan Carlos, en 1938 cuando recibió las aguas bautismales en Roma, las Infantas y su padre, el Príncipe de Asturias. También los primos de doña Sofía, hijos de [doña Elena] y [doña Cristina], y su propia hermana, la infanta Leonor, utilizaron esta prenda, debidamente arreglada para adecuarse a la altura de los bebés.

Más sobre

Regístrate para comentar