La pila donde será bautizada la infanta Sofía el próximo domingo ya está en Zarzuela

La reliquia fue recogida a primera hora de la tarde en el convento de clausura donde la custodian las madres Dominicas

Cuando la infanta Sofía reciba las aguas del río Jordán en el Palacio de la Zarzuela el próximo domingo, 15 de julio, lo hará en la histórica pila de Santo Domingo de Guzmán que fue usada por última vez, el pasado año en el bautizo de su hermana, la infanta Leonor.
Siguiendo la secular tradición, el personal de la Casa del Rey se personó ayer mismo en el convento de las dominicas para recoger la reliquia tras haber avisado previamente de que pasarían a buscarla a primera hora de la tarde.
Por su peso y por la dificultad que implica el poder moverla, se necesitan al menos cuatro hombres para que, una vez guardada en su caja, se pueda colocar sobre las cuatro andas que permiten y facilitan su transporte.
Presente, desde hace siglos en la historia de la monarquía española, esta reliquia santa no ha faltado a ninguno de los bautizos de los Príncipes de Asturias e infantes, y en ella han recibido las aguas bautismales casi todos los Reyes de España: Carlos II, Luis I, Fernando VI, Carlos III, Fernando VII, Isabel II y Alfonso XII. Bautizos excepcionales fueron, por razones históricas muy diferentes, los del rey Alfonso XIII, que recibió este sacramento siendo ya Rey; Felipe V, que al nacer en Francia fue bautizado en Versalles; Carlos IV, en Italia; y don Juan Carlos, en la capilla de la Orden de Malta, en Roma, por encontrarse sus padres, los Condes de Barcelona, en exilio. En el último siglo, en este baptisterio también recibieron el Sagrado Sacramento los hijos del rey Juan Carlos: la infanta Elena, la infanta Cristina y el príncipe Felipe y la infanta Leonor.

El Rey fue personalmente al convento para pedir que se la prestaran para el bautizo de la infanta Elena
De hecho, después de haber permanecido ésta durante siete décadas sin dar servicio "real" a la Monarquía española, fue el propio don Juan Carlos el que se acercó al convento de Clausura donde se la custodia para pedirles personalmente que le prestaran la pila para el bautizo de la infanta Elena.
De ése día conserva todavía Sor María -entonces, novicia, y en la actualidad, Superiora del Convento- un nítido recuerdo: " ... Había nevado en Madrid y era uno de esos días fríos de diciembre cuando el Rey, todavía Príncipe, llamó a nuestra puerta. Se le veía muy ilusionado y un poco nervioso. Era muy jovencito y entendimos que, tratándose de su primer hijo, era para estarlo. Le preguntamos, entonces, si la princesa Sofía iba a tener una niña o un niño, y me dijo que no lo sabía. Años más tarde, cuando nacieron la infanta Cristina y el príncipe Felipe, ya no vino personalmente, pero nos envió una carta muy cariñosa".
La pila de Santo Domingo, además de tener una historia real presente a lo largo de cuatro siglos en el bautismo de los herederos al trono, se distingue también, como la reliquia románica en la que fue bautizada el Santo siendo un bebé (1170), en la iglesia de Caleruega, Burgos.
Según cuenta la tradición, su madre le puso a la pila el nombre de su hijo tras tener un buen parto y un niño sano. Santo Domingo de Guzmán fue un hombre religioso que ejerció una importante labor como misionero. Su figura adquirió tal prestigio que, en el siglo XV, todos los grandes linajes apellidados Guzmán decían ser parientes o miembros de su familia.

Pilas diferentes para los nietos de los reyes
La joya, una pieza de piedra blanca -similar al mármol- está engastada en otra guarnecida en plata con relieves dorados sobre los que aparecen labradas las armas reales y los escudos de la Orden de Santo Domingo.
La pila de Santo Domingo, que siguen custodiando las monjas de clausura del convento de las dominicas de Madrid, está ligada a la historia de la Familia real española desde el año 1605. Fecha en la que, por orden de Felipe III al convento de los dominicos de San Pablo de Valladolid, fue bautizado su hijo -futuro Felipe IV- siendo éste el primero de todos los príncipes e infantes de España que recibiría las aguas.
A diferencia de Leonor y de Sofía, el próximo domingo, los otros seis nietos de los Reyes de España, Froilán, Juan Valentín, Victoria, Pablo Nicolás, Miguel e Irene han recibido el sacramento del bautismo en la pila del palacio Real. Otra pequeña joya -una palangana de plata sobredorada de la Real Fábrica de Platería- que acarrea la historia de haber estado presente, desde principios del siglo XIX, en los bautizos de los descendientes, no infantes, de la Familia Real española.

Más sobre

Regístrate para comentar