La Familia Real española 'desafiante' hasta el final

El príncipe Felipe se enroló como Tripulante 18 un día después de que lo hiciera el Rey Juan y lamentó la derrota con un "no ha podido ser, aunque confío en que llegará alguna victoria"

Si el pasado lunes fue el rey Juan Carlos quien embarcó como Tripulante 18 en el Desafío Español, coincidiendo, además, con el 45 aniversario de su boda con la Reina Sofía, el martes, fiesta en Madrid, le tocó el turno al Príncipe Felipe quien se enroló por segunda vez a bordo del velero. (El pasado 15 de abril, el Heredero visitó las intalaciones en un acto privado, y en junio del año pasado se estrenó como Tripulante 18 a bordo del ESP-88).
<

La Familia Real nunca ha ocultado su pasión por la vela. De hecho, son incontables las ocasiones en las que se les ha podido ver "luchando" por los equipos españoles para llevar a buen puerto este deporte en las grandes citas internacionales.
Ni el Rey, ni el Príncipe ni la infanta Cristina -los miembros de la Familia real que han apostado por los deportes de mar a nivel realmente com petitivo, podían dejar de apoyar, aunque fuese desde una esquinita del verelo y en completo silencio el enorme esfuerzo de los 17 tripulantes del Desafío Español.

En las horas buenas, y en las malas
El último de ellos, un día después que su padre, el Rey, el Príncipe de Asturias. Con su chaqueta de color naranja obligatoria para todos los pasajeros, don Felipe valoró el tremendo esfuerzo del equipo español en las semifinales de la Copa Louis Vuitton a la hora de luchar contra el imbatible "Team New Zeland", que sumó su segunda victoria consecutiva contra los españoles. En las horas buenas y en las malas, la Familia Real española ha apoyado y apoya, aunque sólo sea con su presencia, al equipo español mostrándose "desafiante" hasta el final. Una actitud que se puso de manifiesto en sus gestos, en su empuje, y en su concentración a la hora de cambiar de posición dentro del barco según las necesidades de la tripulación y sin que éstos tuvieran que indicarles dónde colocarse para facilitar las difíciles maniobras.
El Príncipe de Asturias se encontró en el Puerto de Valencia con su prima Alexia de Grecia, embarazada de su cuarto hijo, y espectadora en el campo de regatas junto a su marido, Carlos Morales, Un matrimonio realmente apasionado de la vela.
Asímismo, Además de celebrar su 45 aniversario de boda con la Reina Sofía y convertirse en tripulante 18, el Rey Juan Carlos también tuvo ocasión de reunirse el pasado lunes en privado durante casi una hora con el príncipe Alberto de Mónaco en la base del Desafío Español.

Más sobre

Regístrate para comentar