El Príncipe madrugó para contarle a la infanta Leonor que su hermana Sofía ya había nacido

La Princesa de Asturias y la infanta Sofía han pasado una buena noche

Después de un día duro al que el Príncipe hizo frente aguantando los nervios de un padre a la espera y haciendo acto de presencia, con la voz quebrada por la emoción ante los medios, don Felipe salió de madrugada de la clínica rumbo al Palacio de la Zarzuela.
El Príncipe de Asturias, vestido de manera informal, y con una sonrisa que no le cabía en la cara, se fue a casa para ver a Leonor y para contarle que su hermana, la infanta Sofía, ya había nacido.
Como bien dijo ayer don Felipe durante la rueda de prensa "no he podido decir nada a Leonor porque todavía no hablo con ella por teléfono".

La Princesa y su hija volverán a casa a finales de la semana
El [Príncipe de Asturias], que no se separó de doña Letizia ni de su hija en toda la noche, quedándose a dormir en el pequeño sofá cama de la habitación número 17, llevaba una pequeña bolsa en la mano con sus enseres personales cuando salió de la clínica en su coche particular rumbo al palacio de La Zarzuela y toda la ilusión del mundo en su corazón.

Una hora después de que el Príncipe llegara a su residencia, doña Sofía abandonaba el recinto para estar junto a la Princesa de Asturias a esa primera y más solitaria hora de la mañana. Según fuentes de la Casa Real, doña Letizia y la infanta Sofía han pasado una noche tranquila. Doña Letizia y la infanta Sofía recibirán el alta médica a finales de esta semana, según informó ayer el ginecólogo de la Princesa de Asturias, Ignacio Recasens.

Más sobre

Regístrate para comentar