Gran expectación ante el posible ingreso de la princesa Letizia

Un día después de que la Princesa de Asturias saliera de cuentas, los periodistas esperan de un momento a otro su llegada a la clínica Ruber

Un día después de que la princesa Letizia saliera de cuentas, un gran número de periodistas sigue esperando impaciente a las puertas de la clínica Ruber el anuncio del inminente nacimiento de la segunda hija de los Príncipes de Asturias. Ni siquiera la fuerte tormenta que se ha registrado esta tarde en Madrid ha logrado disipar la presencia de informadores ni de guardas de seguridad, que rastrean desde hace días cada rincón de las instalaciones.

En el caso de que se cumplieran los cálculos médicos, según los cuales el nacimiento de la infanta debería producirse antes del próximo domingo, es muy probable que la reina Sofía no pueda ser testigo del feliz acontecimiento. La repentina muerte de Mstislav Rostropóvich, el mejor violonchelista de la historia y gran amigo de la Reina, ha propiciado un improvisado viaje de doña Sofía para poder dar su último adiós al músico, cuyo funeral se celebra mañana por la tarde en Moscú.

Los que no se separarán ni un momento de la clínica Ruber serán los periodistas que cubren la información de la Casa Real, quienes hacen guardias las 24 horas del día y están permanentemente pendientes de su teléfono móvil, ya que el envío de SMS se ha convertido en una de las fórmulas más rápidas para que la Casa Real les mantenga informados de cualquier novedad.

Más sobre

Regístrate para comentar