Los Reyes y el príncipe Felipe presiden la tradicional recepción al cuerpo diplomático acreditado en España

Después de haber asistido a diversos actos oficiales los últimos dos días en un esfuerzo por reengancharse a la agenda del príncipe Felipe, la [princesa Letizia], embarazada de casi seis meses, ha estimado más conveniente no acudir a la tradicional recepción al cuerpo diplomático acreditado en España que los Reyes de España y el Príncipe de Asturias presidían esta mañana en el Palacio Real.

De manera que doña Letizia ha vuelto a sorprender, aunque en esta ocasión por su ausencia. Una ausencia, en cualquier caso, comprensible. Y es que no es lo mismo presidir una jornada de audiencias en La Zarzuela, que le hubiera permitido retirarse en cualquier momento a su residencia ante una repentina indisposición, o como ayer comparecer en un acto en el que anfitriones e invitados discurren la mayor parte del mismo sentados, que a una recepción en el Palacio Real con un gran número de asistentes a los que saludar y, en consecuencia, varias horas que permanecer de pie. Máxime cuando todo el mundo conoce las continuas molestias que sufrió en su primer embarazo y que, como manifestó al poco de hacerse pública su segunda maternidad e insiste constantemente en privado, vuelven a repetirse en esta segunda gestación.

A la Princesa de Asturias le hubiera gustado acompañar a los Reyes y a su esposo, el [príncipe Felipe], en esta tradicional cita con el cuerpo acreditado en España a la que asistieron también el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Una recepción en la que no ha faltado mensaje. El Rey aprovechó su intervención para manifestar que España no escatimará esfuerzos "en el plano nacional y en el de la cooperación internacional" para acabar con el terrorismo, "una grave lacra que a todos nos incumbe y nos afecta".

"La paz no puede esperar"
Don Juan Carlos inició su discurso con unas palabras de recuerdo a las dos últimas víctimas de la banda terrorista ETA, los ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate, que perdieron la vida el pasado 30 de diciembre en la T-4 del aeropuerto de Barajas, donde ETA colocó un coche cargado de explosivos. Asimismo, insistió en que "la paz no puede esperar" en Oriente Medio y recalcó que España otorga una gran importancia al vínculo transatlántico "y a la amistad con los Estados Unidos de América".

En lo que a la construcción europea se refiere, el Rey dijo que España espera "del importante proceso de reflexión" en la Unión sobre el Tratado Constitucional "un resultado acorde con nuestro común compromiso con el espíritu de la construcción europea"; acerca de la presencia española en Iberoamérica, manifestó que le satisface constatar que "las empresas españolas allí instaladas han demostrado una firme voluntad de permanencia y un compromiso a largo plazo con el desarrollo, la creación y la distribución de riqueza en la zona", y sobre los flujos migratorios aseveró que es un reto que hay que afrontar adecuadamente "desde la legalidad y la justicia, actuando eficazmente contra las redes de inmigración ilegal que tanta muerte, dolor y tragedia generan en nuestras fronteras".

Más sobre

Regístrate para comentar