El Príncipe entrega la distinción de 'Pueblo ejemplar' a la localidad asturiana de Sariego

Don Felipe, que diculpó la ausencia de doña Letizia, se atrevió a participar en los deportes rurales

El pueblo de Sariego, en Asturias, llevaba semanas preparando con afán y dedicación la visita del príncipe Felipe desde que conocieron que su pueblo iba a recibir la distinción de "Pueblo Ejemplar del Principado 2006", y así fue. El Príncipe llegó a la citada localidad, donde fue recibido entre aplausos por multitud de vecinos, en torno a las doce de la mañana del sábado. Allí, tras entregar el pergamino que acredita a Sariego como pueblo ejemplar, Don Felipe pronunció un discurso en el que, en más de una ocasión se dirigió a los jóvenes, a quienes propuso "aprovechen las ventajas y oportunidades que les genera la vida en libertad".

Pero el discurso del Príncipe fue interrumpido debido al desmayo de José Luis Pérez de Castro, miembro del jurado que otorga esta distinción a los pueblos, quien tuvo que ser atendido en una ambulancia. Una vez terminado el discurso y descubierta la placa conmemorativa don Felipe, se acercó hasta el vehículo sanitario para interesarse por el estado de salud de Pérez de Castro, quien finalmente no sufrió ninguna consecuencia más que el propio desmayo.

Tras el pequeño incidente, el Príncipe recorrió a pie, junto a la comitiva, las calles de Sariego, sin parar de apretar manos y regalando saludos a todos sus vecinos, incluso se acerco hasta una abuelita que sostenía a su nieto de 2 meses para realizarle una "carantoña", a la vez que se disculpaba de la ausencia de doña Letizia, que regresó a Madrid en compañía de la Reina, tras asistir en el Teatro Campoamor de Oviedo a la ceremonia de entrega de los XXVI Premios Príncipe de Asturias. Don Felipe transmitió a su vez: : "Doña Letizia siente mucho no poder acompañarnos" y añadió que ella "conoce y aprecia en toda su belleza" estas tierras.

El Príncipe recibe numerosos regalos
Entre gaitas y grupos folclóricos llegó el Príncipe al Colegio Público Salvador Vega Berros, lugar en el que le esperaban un buen grupo de escolares y en donde Don Felipe no paró de jugar y de reír con los pequeños, confesándoles que : "Leonor ya camina cogida de la mano" . El heredero, recibió numerosos regalos durante su visita, unos patucos, unos escarpines y un par de madreñas, unos zapatos típicos para el baile regional, no solo para infanta Leonor, sino también para su futuro hijo.

Tras abandonar el colegio, el Príncipe de Asturias se dirigió al campo de fútbol de la localidad donde presenció una amplia exhibición de deportes rurales, entre ellos una demostración de esfoyaza, pelar la mazorca y limpiar el maíz, o la corta de troncos, momento en el que el heredero de la Corona no se lo pensó dos veces y cogió una enorme sierra y empezó serrar un tronco de madera de un gran dimensión. Tras este ejercicio Don Felipe puso punto y final a su visita con una típica comida asturiana acompañada de un "culín" de sidra.

Más sobre

Regístrate para comentar