La princesa Letizia preside su primer acto civil sin el príncipe Felipe

Había gran expectación hoy en el Teatro Monumental de Madrid: después de varios días de reposo por las típicas molestias de su estado de buena esperanza, doña Letizia acudía a su primer acto civil en solitario como Princesa de Asturias, con motivo del IV Concierto Sinfónico en homenaje a las Victimas del Terrorismo, en el Teatro Monumental de Madrid. Más o menos a la misma hora, el Príncipe Felipe presidía en Washington junto al presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, el acto de celebración del mes de la herencia hispana, en la Casa Blanca.

Decenas de madrileños aguardaban en las inmediaciones del teatro la llegada de la Princesa para saludarla y felicitarla por la buena nueva. La Princesa, con pantalón negro, blusa blanca y una levitabordada negra, se mostró muy feliz en esta tercera salida pública desde que el pasado 25 de septiembre se hiciera público su segundo embarazo -sus dos apariciones anteriores fueron en la Cena de gala que el Presidente de Portugal ofreció en honor a los Reyes en el Palacio de El Pardo, durante su visita a España, y en un almuerzo con los integrantes del denominado grupo Larra-.

La Princesa fue recibida por el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, así como los presidentes de las Fundaciones Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, y para la Libertad, Nicolás Redondo Terreros, y la directora general de RTVE, Carmen Caffarel, organizadores del concierto. El recital ha sido interpretado por la Orquesta Sinfónica de RTVE, bajo la dirección de su titular Adrian Leaper. La primera parte del programa sinfónico incluía las obras La gruta de Fingal, de Félix Mendelssohn, y Triple concierto para violín, violoncello, piano y orquesta, de Ludwig van Beethoven, así como la actuación de los solistas Viatcheslav Chestiglazov (violín), Estíbaliz Ponce (cello) y Juan Fernando Moreno (piano), todos ellos por Juventudes Musicales. La segunda parte, la Sinfonía nº 4, de Piotr Chaikovsky.

La Princesa de Asturias se ha mostrado segura y cómoda en su debut en solitario, que ha tenido como leit motive el respeto y el apoyo a las víctimas del terrorismo. Anteriormente a este acto, no obstante, la princesa Letizia había presidido en solitario también dos actos castrenses: los madrinazgos a las entregas de las banderas de combate a la Unidad de Acción Rural de la Guardia Civil, con sede en Logroño, y a la nueva fragata de la armada española Álvaro de Bazán, una de las más modernas de la OTAN.

Más sobre

Regístrate para comentar