La duodécima edición de la regata Breitling ha arrancado en Puerto Portals con una imagen insólita: [doña Sofía] al mando del Bribón. La Reina, equipada con camisa azul Breitling, pantalón de lino blanco, zapatillas y unas enormes gafas de sol, tomó el timón, segura y hábil, y ejerció momentáneamente de patrona del barco, ante la mirada relajada del Rey, que normalmente ocupa este puesto. Un gesto con el que, probablemente, [don Juan Carlos] haya querido homenajear el apoyo incondicional de su esposa en la competición.

El ejército de fotógrafos y periodistas que se había concentrado en Puerto Portals de Calvià, desde primera hora de la mañana, anunciaba la presencia de los Reyes en la primera jornada naútica del verano mallorquín. A su llegada, don Juan Carlos y doña Sofía se detuvieron a conversar con el armador del Bribón, José Cusí, con quien compartieron desayuno en el Flanigan, el mismo restaurante donde los Reyes cenaron el miércoles por la noche tras aterrizar en la isla. A continuación, tuvieron unas palabras para los profesionales de la prensa que les aguardaban ante la embarcación. Doña Sofía reconoció ante los presentes el calor de la jornada: "Hace mucho calor ¿verdad?", preguntaba. "Aunque más o menos igual que otros años", añadió. El Rey se sumó a la conversación asegurando lo "contentos" que están por haber empezado ya las vacaciones. Sobre las diez y media de la mañana, Sus Majestades embarcaron, no sin algún tropiezo, y saludaron al resto de la tripulación.

Con el pistoletazo de salida que daba comienzo a la primera prueba de la mañana, la Reina cambió el Bribón por la Somni, lancha desde donde siguió atenta el desarrollo de la regata y, especialmente, las actuaciones de su esposo y de su hijo, el [príncipe Felipe], que volvió a subirse a un velero, el Aifos (Sofía al revés), un barco de la Armada española, después de que el año pasado no participara en la Copa del Rey para acompañar a [doña Letizia] en su embarazo. El Príncipe, que viajó solo a la isla, espera la llegada de la Princesa de Asturias y su hija, la infanta Leonor, para este fin de semana. También la del resto de los miembros de la [Familia Real española] se espera para la semana entrante. Mientras tanto, [doña Elena] y [doña Cristina] con sus familias disfrutan de unos días de descanso en Lanzarote. Una breve estancia en la isla canaria -hasta el próximo domingo-, que han aprovechado para visitar a su prima la princesa Alexia de Grecia, que reside en Puerto Calero con su esposo, Carlos Morales, y sus tres hijos. Todos juntos pasaron ayer una divertida jornada en el mar.

Volviendo al Mediterráneo, fue también fiel a su cita con las aguas de Portals otro miembro de sangre azul: el rey Harald de Noruega, que embarcó en el Fram, ajeno a la expectación que causó su notable mejoría física tras los últimos problemas de salud que le apartaron de sus actividades oficiales. La fortuna, no obstante, no acompañó, en esta primera etapa de la regata, a los miembros reales. Las embarcaciones ganadoras fueron Mutua Madrileña en primera posición, seguida por Siemens y el Warpath.

Más sobre

Regístrate para comentar