Los Reyes presiden en la Catedral de Valencia el solemne funeral por las víctimas del accidente de metro

Sus Majestades los Reyes presidieron a las 19:00 horas en la Catedral de Valencia el solemne funeral por las víctimas mortales del accidente de metro acaecido ayer, en esta ciudad, en el que perdieron la vida al menos 41 personas.

[Don Juan Carlos] y [doña Sofía], consternados por los acontecimientos, han querido estar en estos difíciles momentos al lado de los familiares de los afectados, mostrándoles su apoyo y solidaridad. Nada más conocerse la noticia del suceso, el Rey habló con el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, para interesarse por el desarrollo de los hechos y para trasladar su pésame a las familias de las víctimas del siniestro y, con tal fin, han viajado hoy hasta esta ciudad.

El respetuoso silencio de la plaza de la Virgen sólo se vio roto por la llegada de los monarcas, de riguroso luto, a la iglesia. Los ciudadanos aplaudieron su gesto y ellos, tras ser recibidos a su llegada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el jefe del Consell, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, con los que conversaron durante unos instantes, entraron discretos a la Catedral, un templo, hoy, vestido de negro, de caras tristes y de lágrimas sin consuelo, para situarse a la izquierda del altar mayor. Querían sumarse al dolor del pueblo de Valencia.

"Abrid vuestros corazones"
Asismismo, asistieron a las honras fúnebres el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que llegó acompañado por su esposa, Sonsoles Espinosa; el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes; el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla; el presidente del Congreso, Manuel Marín; el presidente del PP, Mariano Rajoy; el secretario de organización del PSOE, José Blanco; el portavoz parlamentario 'popular', Eduardo Zaplana; el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, así como delegaciones de varias comunidades autónomas y ayuntamientos.

El emotivo oficio, que se prolongó durante algo más de una hora, fue oficiado por el obispo de Valencia, Agustín García-Gasco, y concelebrada por varios obispos, entre ellos el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez. Durante la homilía, García-Gasco pidió a los familiares de las víctimas del accidente que cuenten con el "apoyo y amor" de familias "de todo el mundo", que no se queden "solos en su dolor" y que "abran sus corazones" a "todos aquellos que quieren ayudarles". Asimismo, el arzobispo de Valencia les dijo que el Papa, Benedicto XVI, "les recuerda y reza por ellos", palabras que fueron muy aplaudidas por los asistentes.

Más sobre

Regístrate para comentar