Como no podía ser de otra manera, el piloto Fernando Alonso no ha defraudado a su afición azul y se ha convertido por undécima vez en su carrera y tercera de la presente temporada en el vencedor de un gran premio de Formula Uno. Y esta vez en casa, en el Gran Premio de Fórmula 1 de España, ese preciado galardón que tanto se le había resistido hasta ahora. El piloto español ha contado con un gran apoyo, y no sólo nos referimos a los más de cien mil espectadores que han llenado el recinto de Montmeló, sino a un ‘seguidor real’, don Juan Carlos.

Un año más el Rey acudía al circuito y recibía en primer lugar al siete veces campeón del mundo, el alemán Michael Schumacher. Posteriormente, el director deportivo de Ferrari, el francés Jean Todt saludaba al Monarca español. En el camino a la visita del equipo de GP2, donde se encontraba su primo Alfonso de Orleans, don Juan Carlos se detuvo en la 'hospitalidad' del equipo Renault, donde conversó con los padres del piloto asturiano. En su apretado periplo por los boxes, se pasó tamnién por McLaren-Mercedes para abrazar a Pedro de la Rosa y charlar animadamente durante unos minutos con los propietarios del equipo, el británico Ron Dennis y el árabe Mansur Ojeh.

Y ya hacia el "paddock" el Rey saludó al secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, al príncipe de Arabia Saudí, Turki ben Nasser y al escultor Lorenzo Queen entre otros. Poco minutos después llegaba el turno de Fernando Alonso, al que don Juan Carlos saludó con un cariñoso saludo. El Rey paso a ser co-piloto de excepción del campeón del mundo de Fórmula Uno en una serie de vueltas al circuito que ambos hicieron minutos antes de comenzar la prueba. Con una espectacular arrancada, el asturiano comenzó a dar las vueltas, al volante de un Renault Megane Sport, junto al Monarca.

Fin de semana deportivo para el Rey
El Rey preguntado por los periodistas, no quiso hacer un pronóstico de la carrera, pero sí manifestó su deseo de que ganará Alonso. Dicho y hecho: Alonso lograba el GP español con dieciocho segundos y medio de ventaja sobre el alemán Michael Schumacher, que quedaba segundo, mientras que en tercera posición se clasificaba el italiano Giancarlo Fisichella, compañero de Fernando Alonso en la escuderia Renault.

El Rey fue el encargado de entregar el premio al corredor asturiano en el podium, así como al director del equipo Renault, Flavio Briatore. De esta manera, el monarca culminaba un fin de semana de lo más deportivo. El domingo en las carreras de Fórmula Uno y horas antes, el viernes, echándose al mar en Valencia, donde asistió al trofeo Louis Vuitton Acto 10, correspondiente a las prerregatas de la Copa del América y apadrinó la botadura del barco que representará a España en esta prestigiosa competición. El sábado, el Rey todavía tuvo tiempo de navegar en aguas catalanas donde tomó parte en la regata Freixenet a la caña del Bribón. "Ha sido una buena primera toma de contacto con el mar y el barco" comentó don Juan Carlos al regresar a puerto tras ganar la regata. Sin duda, un fin de semana muy deportivo para su majestad.

Más sobre

Regístrate para comentar