La Infanta de las artes, que apoya y participa constantemente en actividades de tipo educativo y cultural, y no se olvida de su compromiso con el Comité Paralímpico ni de la Fundación Antisida de España, vive a caballo entre dos mundos, pero se siente igualmente orgullosa de ser la Infanta de España elegante que la profesora de Inglés con el uniforme de Micos. Ese colegio donde, antes de iniciar la jornada, doña Elena come y toma una buena taza de café con sus compañeras, aunque éste no era un día corriente: 25 alumnos del centro iban a viajar de la mano de doña Elena y otros miembros del equipo docente al atractivo y misterioso mundo de los faraones egipcios.

Un día muy especial
Aunque ya no son los tiempos del "vamos de excursión, con la mochila, la tortilla y el jamón" ni se canta el "para ser conductor de primera, acelera" (porque se quedaría sin puntos), para los escolares el salir por unas horas del colegio sigue siendo todo un acontecimiento tan divertido como tirar globos de agua desde un tejado y tan emocionante como una nueva entrega de las aventuras de Harry Potter. La infanta doña Elena, en su papel de maestra, quiso compartir con sus alumnos un momento tan especial para ellos. La hija mayor de los Reyes acompañó a "sus niños" a la exposición "Faraón", que se exhibe en el Centro de Exposiciones del Canal de Isabel II, en Madrid. La muestra ha desbordado todas las expectativas de éxito. Tanto, que incluso tuvieron que ampliar horarios para que nadie se quedara sin verla. Doña Elena y sus alumnos tuvieron la oportunidad de contemplar las 120 piezas procedentes del Museo de El Cairo, así como la proyección de la película en tres dimensiones "Momia: viaje interior", realizada por el Museo Británico.

Más sobre

Regístrate para comentar