Los Duques de Palma se mudan con sus hijos a su nuevo hogar de Pedralbes

Los Duques de Palma han aprovechado las vacaciones de Semana Santa para organizar el traslado a su nueva casa, situada en el barrio de Pedralbes, en Barcelona. Aprovechando su viaje a Palma de Mallorca dejaron allí a sus cuatro hijos, que se quedaron encantados de poder disfrutar de unos días con sus primos Froilán y Victoria Federica, y regresaron a la Ciudad Condal para preparar los últimos detalles de la mudanza.

Pista de tenis y piscina propias
Durante ese fin de semana, todos los enseres fueron trasladados desde el piso que ocupaban hasta ahora en la avenida de Pedralbes a la nueva vivienda, situada en una finca de 1.200 metros cuadrados. La casa, de tres plantas, tiene unos 700 metros cuadrados habitables y está situada en una zona ajardinada que alberga una pista de tenis y una piscina particular.

De vuelta a Barcelona tras las vacaciones -los Duques de Palma asistieron junto al resto de los miembros de la [Familia Real española] a la tradicional misa de Pascua en la catedral de Palma- la [infanta Cristina], su esposo, [Iñaki Urdangarín], y sus hijos se instalaron en su nuevo hogar, donde ya se encontraban todas sus pertenencias ya habían sido trasladadas a la nueva casa. Aunque faltan algunos detalles por ultimar, ya está lista un ala completa de la casa, donde la familia puede hacer su vida con total normalidad.

La reforma no ha terminado
El único inconveniente es la presencia de numerosos operarios, que acaban de dar los últimos toques a la casa, construida en el año 1950 y completamente reformada a raíz de su adquisición por los Duques de Palma de Mallorca, que la compraron hace un año y medio y que sólo ha conservado la estructura del edificio original, adaptando la vivienda a sus gustos y necesidades.

Más sobre

Regístrate para comentar