La Reina vuelve a Grecia para asistir a un funeral por la reina Federica

La reina doña Sofía, acompañada por los Príncipes de Asturias, los Duques de Palma, la infanta doña Elena y la princesa Irene, viajó ayer a Grecia para asistir, en Tatoi, a la celebración del 25º aniversario de la muerte de su madre, la ex reina Federica de Grecia. Al oficio religioso -un funeral por el rito ortodoxo llamado trisagio- asistieron también Constantino de Grecia, junto con su esposa Ana María y sus hijos Alexia, Nicolás, Teodora, Philipo, Pablo -el único de los sobrinos de la Reina nacido y bautizado en el palacio de Tatoi antes del golpe de los coroneles,-, así como la esposa de éste último, Marie Chantal.

La reina Federica, que pasó, tras una larga estancia en India, sus últimos años de exilio viviendo de forma casi permanente en España, falleció en 1981 a consecuencia de una operación de cirugía estética que se hizo en ausencia de su hija, la reina doña Sofía, quien se encontraba de viaje ese día ignorando por completo los planes de su madre.

Un cuarto de siglo desde que doña Sofía, arrodillada sobre el césped enterró el cuerpo de la reina Federica
Acompañada por su esposo, don Juan Carlos, sus tres hijos, su hermano Constantino y su esposa, la reina Ana María, los padres de ésta, la Reina doña Sofía viajaba desolada a Grecia para acompañar los restos mortales de su madre hasta la última morada. Cumpliendo con la promesa que había hecho al Gobierno -sólo les había dado permiso para pisar tierra griega "desde la salida a la puesta del sol"- enterró el cuerpo de la Reina y se despidió en aquel frío y tristísimo día de febrero de su infancia y adolescencia; de los recuerdos de los felices días y, por supuesto, de los queridos y añorados jardines de Tatoi -los mismos donde se fotografiaría con don Juan Carlos antes de contraer matrimonio-, donde descansa, tal y como hubiera sido su deseo, al lado de su esposo, el rey Pablo I, por toda la eternidad su queridísima madre, la reina Federica,.
Habían transcurrido catorce años desde que doña Sofía -estaba de en Atenas cuando estalló el golpe en 1967- había estado de visita por última vez en Grecia... Catorce largos años para volver a Tatoi con el rostro cubierto por un velo ofreciendo una imagen tremendamente dolorosa del duelo familiar. La Reina y sus hijos arrodillados en la tierra frente a los nichos excavados; el frío y la niebla atravesando el corazón de una familia, que reza ante una tumba las últimas oraciones sin saber cuándo podrá volver a hacerlo.

Vuelve a Grecia como Reina de España
Una fecha que la Reina nunca podría olvidar. No sólo por la amargura que le produjo la desaparición de su madre, sino por los 15 años que habrían de pasar hasta que, en 1996, después de celebrarse en Grecia elecciones generales, el presidente socialista Konstantin Stephanopoulos les invita oficialmente a visitar el país. Un viaje que doña Sofía haría como Reina de España.

Han pasado 25 años y la Soberana ha vuelto a emprender un inolvidable y triste recorrido por el pasado de la mano de sus hijos. Una visita relámpago -tan solo unas horas de estancia en Atenas- en la que, como siempre sucede cuando uno vuelve a "casa", doña Sofía recuperó la memoria y la emoción de aquellos años... Cuando el mundo era perfecto y no había guerras -fueron invadida por Italia, durante la II Guerra Mundial-; ni exilio - la Familia real pasó cinco en Creta, Alejandría y Ciudad del Cabo- y vivían en Tatoi, a catorce kilómetros de Atenas. Un lugar de ensueño -con un palacete como vivienda-, con fauna abundante y espacio ideal para los juegos.
El mismo al que dijo adiós para casarse con su Príncipe. El mismo al que volvería para revivir, con suma tristeza, aquella despedida definitiva de su madre. Y también el mismo al que ha vuelto esta semana para rendir tributo a su madre de la mano de las infantas doña Elena y doña Cristina; y de la del príncipe de Asturias y de la de su nuera, la princesa Letizia quien aún habiendo asistido en 2004 a los Juegos Olímpicos celebrados en Atenas, ha sido en esta visita cuando ha tomado contacto por primera con el pasado y la historia de una Reina de España.

Más sobre

Regístrate para comentar