El Foro Económico Mundial, celebrado un año más en Davos (Suiza), cuenta en esta ocasión con ponentes de gran prestigio. Hombres y mujeres que creen ciegamente en la posibilidad de un mundo mejor. Entre ellos, una mujer valiente y decidida, Rania de Jordania. La esposa del rey Abdalá no se hizo esperar en la tercera jornada del Foro y participó activamente en el panel de discusión Las sociedades musulmanas en el mundo contemporáneo. Rania de Jordania estuvo acompañada por el presidente de Afganistán, el de Paquistán y los Primeros Ministros de Irak y Malasia. No será ésta la única aportación de la Soberana a este encuentro de los hombres y mujeres más poderosos del planeta.

Compromiso ‘real’
Rania de Jordania, que una vez más hizo alarde de su belleza y elegancia, aprovechará estos días para reunirse con representantes de Young Global Leaders en una sesión dedicada a iniciativas educativas. Y es que actividad y compromiso no le faltan a la Reina. De hecho, parece ser que a ciertos sectores les ha molestado la presencia y las palabras de Rania. A unos, porque consideran que una mujer no está autorizada para hablar del Islam; y, a otros, por las palabras de la Reina cuando se le preguntó por el triunfo de Hamas en las elecciones palestinas: "Esto es un ejemplo de que cuando la gente está frustrada y no tiene ninguna esperanza en su porvenir, tiende a tomar la última opción posible". Además, opinó que el voto a Hamas es, en realidad, un voto "contra las condiciones en las cuales han sido obligados a vivir los palestinos".

Más sobre

Regístrate para comentar