La Princesa de Asturias se prepara para volver a la vida normal

Para muchos la maternidad es fuente de belleza y lo cierto es que, a juzgar por las últimas imágenes de la Princesa de Asturias, con ocasión del bautizo de su hija, la infanta Leonor, no parece faltarle a aquellos nada de razón. [Doña Letizia] brilló, probablemente como nunca antes lo haya hecho, durante la ceremonia bautismal de su primogénita, que se celebró el pasado sábado, 14 de octubre, en uno de los salones del Palacio de la Zarzuela. Su atractivo natural, adornado para la ocasión con un maquillaje sutil y una melena lisa más rubia y larga de lo habitual, resplandeció muy intensamente. La princesa Letizia emanaba un encanto enorme, seguramente fruto de una felicidad desbordante al cobijar entre sus brazos a su pequeña.

Además de este nuevo fulgor en la mirada de la Princesa, su figura, totalmente recuperada apenas un mes y medio después de dar a luz -¡es la envidia de la mayoría de las mujeres que han vivido la experiencia de ser madres!-, sin lugar a dudas, también contribuyó lo suyo a una imagen tan radiante. Doña Letizia recurrió una vez más al diseñador [Felipe Varela] para su vestimenta y lució un favorecedor abrigo de lana cardado en tono tostado intercalado con cintas de seda en crudo, zapatos de salón en raso champán con alto tacón y, como únicos adornos, pendientes largos de brillantes y perlas. De esta manera, espléndida y pletórica, una nueva Letizia se prepara para retomar, después de tres meses de baja maternal, su agenda oficial.

Los últimos actos sin doña Letizia
El [príncipe Felipe] sí será uno de los padrinos de bautismo del primogénito de los príncipes Federico y Mary de Dinamarca, pero no asistirá por razones de trabajo, al coincidir la ceremonia con un viaje oficial a Latinoamérica. Don Felipe ha enviado un mensaje a su buen amigo el Heredero danés para disculpar su ausencia y la de su esposa, la Princesa de Asturias. El próximo fin de semana, el Príncipe pondrá rumbo a Bolivia y Honduras para asistir a las tomas de posesión de sus presidentes electos y realizará una breve visita de cortesía a El Salvador, ya que no pudo acudir a la investidura del mandatario salvadoreño, en junio de 2004, por encontrarse de luna de miel. Si bien la Princesa no acompañará a don Felipe en este viaje -su segundo desplazamiento al extranjero de esta semana, tras viajar a Kuwait para dar el pésame por la muerte del Emir-, todo parece indicar que sí lo haga en el próximo. En tal caso, el esperado regreso de la princesa Letizia tras el nacimiento de la infanta Leonor tendría lugar el próximo 8 de febrero con motivo de la inauguración de la sede del Instituto Cervantes en Sofía (Bulgaria).

Más sobre

Regístrate para comentar