Leonor de todos los Santos: bautizo de una Infanta en palacio

Detrás estaban otros familiares como las hermanas de don Juan Carlos, las Infantas Pilar y Margarita, con sus respectivas familias, o los dos hermanos de doña Sofía, Irene y Constantino de Grecia, que viajó a Madrid en compañía de su esposa, Ana María, y de varios de sus hijos.

Enfrente, se situó la familia de doña Letizia. Sus padres, Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano; sus abuelos, Menchu, Enriqueta y Francisco, bisabuelos de la pequeña Leonor; y las dos hermanas de la Princesa, Telma y Erika, entre otros.

Los Reyes, padrinos
La misa ha sido celebrada por el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela -el prelado que casó a don Felipe y a doña Letizia en mayo de 2004-, acompañado por concelebrantes como el arzobispo castrense de España, Francisco Pérez González. En la homilía, Rouco habló del significado del sacramento y leyó una bendición especial enviada desde el Vaticano por el Papa Benedicto XVI.

Don Juan Carlos y doña Sofía han actuado como padrinos de la niña. Si el Rey ya sabe lo que siginifica asumir la condición de padrino, por haber representado ese papel con uno de sus nietos, Froilán, primogénito de los Duques de Lugo; para la Reina, sin embargo, es ésta la primera vez que asume el rol de madrina. Ambos Monarcas actúan como padrinos en el caso de futuros Reyes y Reinas de España, según la tradición de la Casa Real española.

Los cinco primos mayores de la Infanta se acercaron a la primera fila donde estaban sus padres para ver más de cerca lo que estaba ocurriendo. No pudieron resistir la tentación de acercarse a la pila bautismal para unirse al resto de la familia, mientras Monseñor Rouco Varela vertía el agua sobre la cabeza de la Infanta y después no dejaron de hacer caricias a su prima. Al terminar la misa, los Príncipes de Asturias rezaron una oración ante la imagen de la Virgen, que presidía la misa, una antigua talla que se conserva en la capilla de La Zarzuela. Algo que ya hicieron en su momento las Infantas con sus hijos.

La música que sonó durante la ceremonia fue interpretada por el Coro de las Religiosas Hijas de Santa María del Corazón de Jesús de Galapagar, que es el mismo que actuó en los bautizos de los otros seis nietos de los Reyes. Al final de la misa, este coro cantó una nana para la pequeña Infanta, que permanecía dormida de nuevo en brazos de su madre.

El faldón que lucía la infanta Leonor es otro de los detalles históricos que han caracterizado esta ceremonia. La prenda es la misma que vistió su abuelo, el rey don Juan Carlos, en 1938 cuando recibió las aguas bautismales en Roma, las Infantas y su padre, el Príncipe de Asturias. También los primos de doña Leonor, hijos de doña Elena y doña Cristina, utilizaron esta prenda, debidamente arreglada para adecuarse a la altura de los bebés.

Más sobre

Regístrate para comentar