El príncipe Felipe de Borbón y Grecia nació el 30 de enero de 1968 en la clínica Loreto de Madrid, la misma en la que vinieron al mundo sus hermanas. Como en las dos ocasiones anteriores, el Rey pidió varias botellas de champán y brindó con los periodistas congregados en la clínica. Su orgullo era manifiesto. Además, su abuela, la reina Victoria, la viuda del último Rey de España, volvía a su país, 37 años después de su marcha -con la proclamación de la República- hacia el exilio.

En la misma pila que sus hermanas
El [príncipe Felipe] fue bautizado en el palacio de la Zarzuela el 8 de febrero de 1968 en la misma pila bautismal en la que sus hermanas recibieran el primer Sacramento: la pila de Santo Domingo de Guzmán. Recibió el nombre de Felipe Juan Pablo Alfonso de la Trinidad de Todos los Santos.

La reina Victoria Eugenia, madrina del infante Felipe, -vestía un traje dorado con puños de visón y sombrero de plumas- sostuvo al neófito mientras el arzobispo de Madrid, monseñor Casimiro Morcillo, vertía sobre su cabeza el agua bautismal. El conde de Barcelona actuó como padrino. La anécdota de la celebración la protagonizó la [infanta Cristina] que, inocente, se puso a jugar con las borlas del fajín del general Franco.

Más sobre

Regístrate para comentar