Historia de las pilas bautismales de la Familia Real española

Y así debería seguir siendo en próximos bautizos de infantes herederos, aunque el municipio de Caleruega, pueblo del que procede la pila, pretende recuperar esta reliquia que salió, según afirmó su alcalde, José Ignacio Delgado, sin existir ningún documento de cesión. Asimismo, el alcalde explicó que ‘a los vecinos del pueblo nos gustaría que la pila volviese a nuestra parroquia’, no significando con ello que no pueda ser utilizada ‘cuando sea necesario para los bautizos de los descendientes de la Casa Real'.

Curiosamente, y según recordó el alcalde, el municipio de Caleruega guarda una estrecha vinculación con la nobleza y reyes españoles, ya que en el convento de las dominicas del pueblo se encuentra el sarcófago de Doña Leonor, infanta de Castilla e hija de Alfonso X el Sabio. De este modo, la resolución que pedirá la devolución de la pila irá acompañada con una felicitación expresa para los Príncipes de Asturias por el nacimiento de su hija y una invitación a la Casa Real para visitar esta localidad que no ha sido visitada, desde Alfonso X, por ningún otro rey.

Casos excepcionales
Bautizos excepcionales fueron los de Felipe V, que al nacer en Francia fue bautizado en Versalles; Carlos IV en Italia; y [don Juan Carlos], que fue bautizado en la capilla de la Orden de Malta en Roma por encontrarse sus padres en el exilio durante la Guerra civil española.

La pila del palacio Real
A diferencia de Leonor, los seis nietos de los Reyes de España, Froilán, Juan Valentín, Victoria, Pablo Nicolás, Miguel e Irene han recibido el sacramento del bautismo en la pila del palacio Real o de Oriente, distinta a la de Santo Domingo de Guzmán. Esta pequeña joya ha estado presente, desde principios del siglo XIX, en los bautizos de los descendientes, no infantes, de la Familia Real española. Se trata de una palangana de plata sobredorada, hecha en la Real Fábrica de Platería.

Más sobre

Regístrate para comentar