La infanta Leonor, que tiene los ojos azules, retratada en brazos de su padre, don Felipe

No era,sin embargo,la primera vez que los príncipes de Asturias acudían a este centro comercial de La Moraleja,en Alcobendas.Ya lo habían hecho en otra ocasión,después de conocerse su compromiso,pero en ésta era un momento estelar,la primera vez que la infanta Leonor salía con sus padres de compras,de tiendas.Más aun teniendo en cuenta que doña Letizia había suspendido cualquier acto oficial,por ahora,para estar más tiempo junto a su hija,según sus propias palabras. Sin embargo,otro dato para esta crónica pequeña de los grandes hechos es que cuando los príncipes salieron del centro,en su coche,conduciendo don Felipe,ya no iba detrás la infanta Leonor,pero sí el cuco vacío. El encuentro ha sido breve, pero suficiente.Ahora hay que esperar a ese momento solemne —en poco tiempo lo sabremos — en que la infanta doña Leonor —tal vez en su día Reina de España —sea bautizada, como parece ser y dado su rango ya histórico y su sitio en la dinastía,en el palacio real de Madrid.

Los preparativos ya se han iniciado.Aún no se sabe la fecha,pero sí que este año habrá un corazón más latiendo en torno al belén de la Zarzuela y que en algún momento la joven princesa de Asturias,su madre, tendrá que ausentarse de la gran ceremonia familiar de Navidad para dar el pecho a su hija, como cualquier madre de España.Ahora,por lo pronto,ya hemos visto al padre de la criatura llevándola con amor y orgullo en brazos.Y ya sabemos que tiene los ojos azules.Estábamos de- seando veros,Altezas.Muchas gracias.

Más sobre

Regístrate para comentar