Las imágenes de la primera salida de la infanta Leonor

Como si de dos jóvenes padres españoles se tratara, aprovechando el largo puente de la Constitución y la Inmaculada, los príncipes de Asturias, don Felipe y doña Letizia, salieron de compras, que no en vano ya es tiempo de Navidad. Y se llevaron con ellos, eso sí, muy como a escondidas, a su pequeña hija, la infanta Leonor, que ya ha cumplido su primer mes de vida y a la que hasta ahora sólo habíamos visto fugazmente en brazos de su madre a la salida de la clínica y el día de la foto oficial de las dos familias. Sin embargo, hubo un momento muy breve, pero suficiente, en el que haciendo gala ya de un conocimiento paternal que es necesario para saber llevar a un bebé en brazos —sobre todo si se es primerizo —,el príncipe Felipe, heredero de la Corona, tomó a su hija en brazos. Y lo hizo, según los pocos afortunados que pudieron disfrutar del largo instante, en el centro comercial de La Moraleja —día 7 de diciembre —, con todos los conocimientos. De ello hay una urgente pero suficiente prueba fotográfica, un documento de excepcional interés, en el que puede verse, por lo pronto, a la infanta con los ojos bien abiertos, paisaje del que hasta este día no habían podido disfrutar los españoles, que, por otro lado, lo estaban deseando.

Don Felipe, muy serio y muy padre, y a su lado, la princesa doña Letizia, y el príncipe, con la heredera de la Corona en brazos.La gente comentaba:
—Los ojos de doña Leonor son azules …
—Es la primera vez que la vemos la carita …
—Está más linda que cuando nació.
—La vimos tan poco entonces,¡fue todo tan rápido!
—Y,además,aquel día estaba dormidita.
Es el día 7 de diciembre,a media tarde,que Leonor abrió la mirada,tal vez azul,mirada clara —la madre tiene los ojos color caramelo —,y miró,como puede comprobarse en su primer acto en directo,a la cámara fotográfica. El pelo más rubio,menos candela;el perfil paterno,apretada al pecho amorosamente por su padre,vestido juvenil,muy serio,muy en su papel,orgulloso y protector al mismo tiempo. Como corresponde a un padre que se estrena como padre.
—Se parece más al príncipe que a doña Letizia —comentaban.
Recogimos la información a pie de obra,a pie de calle.Antes, en el cochecito,la pareja real paseó,más bien caminó,hacia sitios determinados de compras,rodeados de la expectación popular de los que descubrieron su presencia.Doña Letizia,larga melena castaña,corto abrigo negro —como siempre,en su peso — y un jersey alto;don Felipe,con chaqueta deportiva,corbata en lana y zapatos negros de borlas.

Más sobre

Regístrate para comentar