La URSS, un viaje para la Historia, y Grecia, retorno al escenario de su infancia

  • Un viaje para la Historia, la URSS


  • Por primera vez, en la primavera de 1984, un Rey de España visita la Unión Soviética. Los soldados rinden honores frente al Kremlin a los monarcas y a los dirigentes soviéticos y, durante una semana, don Juan Carlos y doña Sofía visitaron Moscú, Tashkent, Samarcanda y Leningrado en un viaje de ocho mil kilómetros. La visita, histórica, daría paso a la apertura de un nuevo período de relaciones diplomáticas entre ambos países. Un paso al que contribuyeron, de manera definitiva, Sus Majestades. Don Juan Carlos y doña Sofía cenaron con el presidente Konstantin Chernenko en el Kremlin y el Rey pronunció un democrático discurso en la Sala de las Facetas del gran palacio ruso.

    Los Reyes, además, -celebraban su 22 aniversario- visitaron el Ermitage -nadie olvidará la imagen de doña Sofía caminando descalza por el museo, después de la agotadora jornada de haber recorrido uno de los templos del arte más grandes del mundo- y asistieron a la representación de 'El lago de los cisnes', de Tchaikowsky, en el teatro Bolshoi.

  • Viaje al escenario de su infancia: Grecia


  • En una emotiva e histórica visita, la reina doña Sofía, acompañada de su esposo, el rey Juan Carlos, volvió por primera vez, en 1998, al lugar en el que, desde hace diecisiete años, reposan los restos mortales de sus padres, los reyes Pablo y Federica de Grecia. A su llegada -era el primer viaje que hacían en 23 años de reinado-, los Reyes de España se dirigieron al palacio de Tatoi, en cuyos bosques están enterradas varias generaciones de la Familia Real Griega. El padre de la reina Sofía expresó, antes de morir que 'prefiero que descansemos bajo el cielo abierto de Tatoi'. Durante su estancia en Atenas, los Reyes de España asistieron, además, a una cena de gala que el presidente griego, Kostis Stefanopoulos y su esposa, Daphne, les ofrecieron en el gran salón del palacio presidencial. El edificio que, en el pasado, fue palacio real.

    Más sobre

    Regístrate para comentar