Cuba, un trono vacío, y Portugal, un país vecino y amigo

  • Un trono vacío en Cuba

    Dos décadas llevaban los cubanos esperando la visita de los Reyes cuando, el 15 de noviembre de 1999, en el marco de la IX Cumbre Iberoamericana, don Juan Carlos pisaba las calles de la Habana. En el Palacio de los Capitanes, un trono esperaba al Rey pero, don Juan Carlos no se sentó en él. 'Me hubiera tenido que sentar con todos los españoles', explicó, horas más tarde, en el Palacio de la Revolución, durante la cena de apertura de la Cumbre. Después, pronunció un discurso en el que señaló que 'sólo una auténtica democracia, con la plena garantía de las libertades y con el escrupuloso respeto de los derechos humanos por parte de todos nosotros podrán nuestros pueblos afrontar con éxito los desafíos del siglo XXI'. Fidel Castro, en lugar de mostrarse distante, le sorprendió al final de la cena regalándole dos retratos de sus padres.

  • Portugal, un país vecino y amigo


  • Los reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, iniciaron tan sólo cuarenta y ocho horas antes del nacimiento de su primera nieta, un viaje de Estado a Portugal. El presidente Sampaio y su esposa, María José Rita, les recibieron en la torre de San Vicente de Belem y les regalaron un sonajero de plata para su primera nieta. Doña Sofía y don Juan Carlos asistieron, también, a una cena de gala y a un acto en el que el Rey recibió el gran collar de la Orden militar de la Torre y la Espada. Sus Majestades aprovecharon su estancia en Portugal para visitar Estoril -la ciudad donde residieron sus padres, los condes de Barcelona, durante años de exilio- y para inaugurar un monumento a don Juan y doña María de las Mercedes, en la plaza de los Condes de Barcelona.

    El primer viaje oficial de los Reyes a Portugal -país en el que transcurrieron algunos años de la niñez de don Juan Carlos, tuvo lugar en 1978. El segundo, cuando ambos países entraban del brazo en la Unión Europea, en 1985. En una nueva etapa de la historia de Europa.

    Más sobre

    Regístrate para comentar