Compromiso y boda del príncipe Felipe y Letizia Ortíz

El 1 de noviembre de 2003, a las 19:30 horas, la Casa del Rey sorprendía a todos con el anuncio del compromiso matrimonial entre el Príncipe de Asturias y la periodista Letizia Ortiz Rocasolano, mediante un comunicado oficial. La noticia y la única fotografía pública de los protagonistas juntos -su encuentro se produjo durante la XXIII entrega de los Premios Príncipe de Asturias en Oviedo- recorrieron como la pólvora las redacciones de todo el mundo. Cinco días después, el 6 de noviembre, tuvo lugar en el Palacio del Pardo la petición de mano, en la que no faltó el brillo de las miradas de los novios, ni los nervios, ni las sonrisas de complicidad entre ambos, como en la de cualquier pareja de enamorados.

El 22 de mayo de 2004, el príncipe Felipe, hijo pequeño de los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía, contrajo matrimonio en Madrid con doña Letizia Ortiz Rocasolano. La boda, la primera de un Príncipe de Asturias en Madrid desde hace casi un siglo, se convertió en un acontecimiento único seguido por millones de espectadores en todo el mundo. La amenaza constante de lluvia no amedrentó a los miles de madrileños y visitantes, que desde la madrugada, en muchos casos, se agolparon por los alrededores de la catedral de La Almudena, donde la pareja se dio ante Dios el ‘sí quiero’, y el Palacio Real. Como es tradición, la Princesa de Asturias ofreció su ramo de novia a la Virgen de Nuestra Señora de Atocha. Una histórica costumbre que instituyó Isabel II en 1852, cuando donó sus joyas y el ramo de la novia a esta Virgen, patrona de la Corte.

Más sobre

Regístrate para comentar