Bautizo de Juan Valentín, hijo mayor de los duques de Palma de Mallorca

El 13 de junio de 1965, en Madrid, tuvo lugar el nacimiento de la segunda hija de los futuros soberanos de España. La infanta doña Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia. La ceremonia, que se celebró el 20 del citado mes, tuvo lugar en el palacio de la Zarzuela, utilizando para ello la pila bautismal del convento de Santo Domingo de Guzmán, oficiando el sacramento el arzobispo de Madrid, monseñor Morcillo. Fueron sus padrinos doña María Cristina de Borbón, condesa de Marone, tía de don Juan Carlos, y don Alfonso de Borbón Dampierre, asistiendo doña María de la Mercedes, abuela de doña Cristina, así como representantes de distintas Casas Reales europeas; entre ellas, las de Habsburgo, Orleáns, Bulgaria, Braganza y Baviera, no pudiendo asistir en un momento tan marcado don Juan y la Reina Victoria Eugenia.

Bautizo de Juan Valentín
El 12 de diciembre de 1999 fue bautizado el primer hijo de los duques de Palma de Mallorca, Su Alteza Real la infanta doña Cristina y el excelentísimo señor don Iñaki Urdangarín, don Juan Valentín de Todos los Santos de Urdangarín y Borbón. El bebé, nacido el día 29 de septiembre de 1999, pesaba más de cuatro kilos y medía 53 centímetros, recibiendo desde los primeros días suma atención por parte de la prensa, dado que dos días después de su nacimiento fue presentado a los medios en los jardines de la clínica Teknon, de Barcelona, con la presencia de sus padres y sus abuelos. La ceremonia bautismal tuvo lugar en el palacio de la Zarzuela y fue oficiada por el arzobispo de Madrid, cardenal Rouco Varela, siendo sus padrinos Su Alteza Real la duquesa de Lugo y don Miguel Urdangarín, ambos tíos del recién nacido. Recibió el nombre de Juan por sus abuelos, el Rey don Juan Carlos y el padre de don Iñaki, así como el de Valentín en memoria de San Valentín Berrichoa, misionero dominico y mártir, tío de una de las abuelas del duque de Palma de Mallorca, nacido en Elorrio y muerto en Indochina en el año 1961. Como la tradición indica, fue ungido con el agua del río Jordán, utilizando la concha de cristianar de plata sobredorada perteneciente al palacio real.

Más sobre

Regístrate para comentar